Quantcast

Profiteroles: así puedes hacer la delicia italiana en casa en unos minutos

Casi todos conincidomos en que una buena receta italiana normalmenteresultar exquisita cuando la ponemos en práctica, y esto sucede igualmente con los profiteroles. No se trata de una receta que sea difícil de hacer y normalmente los niños los adoran por su dulzura, y hasta podemos hacer que ellos participen en su elaboración, además hasta existen 3 formas de prepararlas en casa.

Los profiteroles

Los profiteroles

Se trata de bolas que se elaborab con pasta choux y que se rellenan con varios ingredientes de acuerdo con las regiones del mundo en las que se elaboren. Suelen estar rellenos con ingredientes dulces como chocolate o crema, pero existen bastantes variantes que son saladas y que pueden llegar a ser un ingrediente para la elaboración de algunas sopas; como hacen los austríacos, que las rellenan con queso quark.

Orígenes

Orígenes

Se trata de un riquísimo postre que se elabora en las cocinas de distintos países. En la cocina española, los profiteroles se elaboran como un postre; sin embargo, el origen de estas bolutas pequeñas rellenas de dulzura parece haber sido en Francia y que se crearon en la época del Renacimiento.

Aunque lo que se conoce no puede ser asegurado de forma categórica sobre la creación de los profiteroles, existe una historia que indica que este postre realmente tuvo su origen en Francia pero que fue un personaje italiano el que lo introdujo en la corte: Catalina de Médici, luego de que contrajo matrimonio con Enrique II, fue quien los llevó a Francia desde la tierra en la que nació, ya que no sólo se llevó su libro de recetas, sino también a sus chefs, entre ellos, el señor Popelini, quien fue el creador de la pasta choux en 1540 la pasta choux, que se hizo popular en Francia y con esta misma receta de los profiteroles.

No siempre fueron los favoritos en Francia

Sin embargo,hay que decir que no fue hasta el siglo XVII cuando los profiteroles se convirtieron en una receta que fue importante para la gastronomía francesa, en el renglón de la repostería. Partiendo de allí, esta receta se fue extendiendo y ha sido usanda en casi todas las cocinas del mundo hasta la actualidad. En Francia se trata de un postre que no puede faltar en una boda.

Variedades que se estilan en el mundo

Ya hemos dicho que en la gastronomía española, esta receta se utiliza como un postre, pero hay otras partes de la gastronomía europea en las que podemos encontrar los profiterores como un ingrediente dulce o salado, que se emplea en distintos platos y en sopas.

Tanto en Uruguay como Argentina, junto con el clásico profiterol, hay una versión de tamaño algo más reducido que se conoce con el nombre de bombas, que se puede rellenar con crema pastelera, dulce de leche, crema chantilly, crema mascarpone, y otras más, según el relleno que tengan, las cuales se acompañan con mate en los desayunos, meriendas, y también como postres.

También es muy común que se rellenen con helado, a menudo servidos en frío con chocolate caliente para provocar un contraste de temperatura.

Ingredientes

Ingredientes

Para 30 unidades

  • Leche (para la masa) 250 ml
  • Mantequilla (para la masa) 125 g
  • Harina (para la masa) 250 g
  • Huevos (para la masa) 5
  • Sal (para la masa) una pizca
  • Leche (para la crema) 1 l
  • Piel de limón (para la crema) 1
  • Canela en rama (para la crema) 2
  • Azúcar (para la crema) 200 g
  • Yemas de huevo (para la crema) 6
  • Maizena (para la crema) 10 cucharadas rasas

¿Cómo hacer unos profiteroles con crema?

¿Cómo hacer profiteroles de crema?

Comenzamos colocando en un cazo al fuego la leche con la mantequilla y una pizca de sal. Cuando hierva, retiramos el cazo del fuego y se añade de golpe la harina. Lo volvemos a poner al fuego y se tiene que remover la mezcla, hasta que la masa se ​​desprenda de las paredes del recipiente.

Retiramos la masa del fuego y la dejamos enfriar un poco. Le añadimos los huevos de uno en uno, batiendo con las varillas eléctricas cada vez que añadas uno. Con la ayuda de dos cucharas, debes hacer las bolitas con la masa y las horneas a 180º durante unos 25 minutos. Las sacas del horno y la dejas enfriar.

Para comenzar a preparar la crema, te recomendamos que lo hagas desde la noche anterior, para que absorba más el sabor, para ello colocas a hervir la leche con piel de limón y canela, y la dejas infusionando toda la noche. Al día siguiente colamos la leche y diluimos en ella 200 g de azúcar, luego añadimos las 6 yemas de huevo y la maizena.

Recuerda que el huevo tiene que cocinarse, así que colocamos sobre el fuego y añadimos poco a poco el resto de la leche sola, sin la piell de limón y la canela y lo dejamos hervir todo removiendo siempre. Abrimos los profiteroles con unas tijeras o un cuchillo de cocina, los rellenas con la crema y los espolvorear con azúcar molida.

Consejos para la masa

Horneado

Durante el proceso de horneado el líquido se evapora, los choux se dilatan y la magia es que se inflan y además se forma una costra tostada en la superficie que hace que por dentro esté hueco, con lo que estarán listos para rellenar en cuanto se enfríen, quedando dorados y crujientes por fuera, con una superficie ligeramente agrietada.

Es importante

Cuando los coloques en el horno, pon tus piezas encima de una placa de hornear antiadherente sin papel de hornear. Si colocas el papel de hornear, éste va a absorver parte de la humedad y quedarán menos crujientes en la base. Si tu bandeja no es antiadherente, no podrás hacer nada, tendrás que colocarle el papel de hornear, porque si no lo haces se te van a pegar.

Cuando las coloques, hazlo de forma que quedan separadas, y deja unos tres centímetros entre ellas para que circule bien el aire. No te recomendamos que hornees dos bandejas a la vez, porque probablemente los resultados van a ser poco uniformes.

Cuando la cocción del horno esté a punto de terminar, nunca antes, te recomendamos que abras un poquito la puerta del horno, déjala como una especie de rendija para que salga la humedad que se haya acumulado y se terminen de secar bien.

Al agregar los huevos

Es mucho más que muy importante en la última fase, agregar los huevos a la masa. Esto es lo que va a determinar el éxito de los choux. La cantidad de huevos que debes añadir a la receta está muy ajustada, pero ten en cuenta que no es exacta. Esro va a depender mucho de la ebullición inicial, porque si te pasas, tendrás que añadir un poco más de huevo para compensar la pérdida de líquidos, y depende también del grado de secado que se haya logrado.

Pero no entres en pánico si tus primeros resultados no son tan buenos, porque si prácticas tu ojo se desarrollará y la próxima vez conseguirás aún mejores resultados. Además es mejor agregar los huevos poco a poco, porque si te pasas no hay forma de arreglarlo, salvo volver a comenzar.

Existen dos pruebas que puedes utilizar para saber si lo has hecho bien:

Test de la espátula

Te sirve para saber si la masa está bien hecha:

  • Si levantas la espátula con un poco de masa y se pega bien a ella y luego cae separándose claramente y dejando solo una poca pegada a la espátula, está bien.
  • Si levantas la espátula con masa y no se despega de ella, le falta agregar otro poco de huevo batido.
  • Si la masa resbala enseguida de la espátula, es porque te pasaste agregando huevos.

Test de la bola de masa

Otra prueba más que puedes utilizar para saber si tu masa está perfecta. Coge un poco de masa con una cucharita y colócala sobre un plato. Si se sostiene tal y como la has dejado, está perfecta; si se desmorona y queda como aplastada, es porque te pasaste de huevos y tendrás que comenzar de nuevo.