Quantcast

Leche frita: así puedes prepararla al horno con menos calorías (y azúcar)

Seguramente no habrás escuchado sobre freír la leche y hacerla un postre, pero la realidad es que sí, así como lo lees, se te enseñará a hacer una rica leche frita (aunque ahora en su variante al horno para hacerlo mucho más saludable) que se hace con leche cuajada y almidón de maíz, endulzada y aromatizada con limón, canela y/o vainilla.

Hacer tan deliciosos manjares con una despensa tan limitada no es algo del otro mundo ni mucho menos de que avergonzarse porque ahora tú podrás preparar y disfrutar la leche frita tradicional también pero con un cambio. Reducir gradualmente el consumo de calorías especialmente de azúcar por ejemplo, que no aporta ningún nutriente pero es capaz de elevar el consumo energético en exceso, con todas las consecuencias que ello conlleva.

Algunos truquillos

leche frita

Normalmente los alimentos horneados poseen una textura, un aroma y un gusto muy especiales y atractivos. Esto es porque el calor permite la disminución de la humedad y un incrementa de la densidad del alimento, lo que permite intensificar los sabores.

La técnica de la cocción al horno permite que los nutrientes de los alimentos permanezcan y no se diluyan, lo contrario que sucede si se hierven y esto es debido al efecto del calor que crea una corteza superficial que impide que se pierdan esos nutrientes, conservando tanto las vitaminas como los minerales y dándole al alimento una textura y sabor más auténticos que nunca.

Los aceites y las grasas pueden acumularse en las arterias y pueden contribuir a causar problemas a largo plazo para personas que comen una dieta alta en grasas y nadie desea sufrir de problemas alimenticios o que se les prohíba comer algo específico, por lo que hay que cuidarse.