Quantcast

Cómo se puede bajar la tensión

La tensión arterial es aquella fuerza que realiza la sangre sobre las arterias. Sobre dicha fuerza, existen dos tipos, la tensión baja y la alta.

Se dice que la tensión arterial baja puede ubicarse por debajo de 90/60 mmHg y 120/80 mmHg, que es el rango de la presión arterial normal, que también se conoce como hipotensión.

Lea TAMBIÉN: CÓMO HACER KÉTCHUP CASERO SALUDABLE Y MÁS RICO QUE EL QUE COMPRAS

Mientras que la tensión alta se ubica por encima de los valores normales, y es conocida como hipertensión.

Por su parte, los síntomas de la tensión alta en varias oportunidades, resulta complejo de detectar. Mayormente se muestra como cansancio habitual, algún mareo, pesadez y poca agilidad, dolores de cabeza frecuentes.

No son síntomas muy específicos para la tensión alta pero en caso de que se presenten con regularidad, es necesario acudir al médico.

De acuerdo al profesor de Medicina de la Universidad CEU, Enrique Rodilla Sala, la tensión cuando se presenta más alto, es donde hay mas probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares.

¿Se puede bajar la tensión?

¿Se puede bajar la tensión?

La respuesta es si. Es posible mantener una tensión en índices aceptables y lo que más destaca es el estilo de vida que lleves. Así que precisamente este el que cumple una función importante en el control de la presión arterial alta.

Es decir, que si controlas tu presión arterial con un estilo de vida saludable, podrías evitar, retrasar o reducir toda necesidad de consumir medicamentos, asistir a médicos y evitar complicaciones.

Así que nos enfocaremos en definir y sugerir remedios para regular la tensión arterial alta o como bien es conocida, la hipertensión. Esta es una afección que perjudica a muchas personas en el mundo. Y de acuerdo a varias estadísticas, es una de las causas de más muertes en el mundo.

Si queremos definirla, comprenderás que la tensión alta ocasiona un esfuerzo triple en el corazón. Lo que por ende, podría ocasionar un daño grave provocando lo que conoces como paro o infarto cardiovascular.

Otro dato es que si no logras descansar bien, produce el mismo efecto, porque los insomnios crónicos pueden enfrentarse a mayor riesgo de hipertensión.

Por otro lado, la tensión arterial alta puede causar daños en otros órganos como en los riñones, aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, pueden presentarse várices en las piernas, entre otros efectos que deberán ser evaluados por tu médico de confianza.

Para controlar esto, existe una gran variedad de medicamentos y remedios naturales que te ayudarán a contrarrestar los daños que produce la tensión.

Algunos de estos medicamentos producen efectos secundarios que pueden provocar molestias generalizadas. Sin embargo, hay otros que te servirán de gran ayuda y aportarán un gran beneficio a tu salud. Pero es recomendable que acudas a tu médico y consultes sobre los posibles medicamentos.

Recuerda que bajo ninguna circunstancia es recomendable la automedicación.

¿Qué debo hacer?

¿Qué debo hacer?

Como ya lo hemos mencionado, lo primordial que se debe hacer es cambiarse a un estilo de vida saludable. Este nuevo estilo incluye restringir la ingesta de sal, moderar la ingesta de alcohol, reducir el contenido de grasas saturadas y colesterol.

Asimismo, se debe incrementar la ingesta de hortalizas, productos lácteos desnatados, fibra dietética y soluble. Es decir todo un consumo de alimentos balanceados. También se debe complementar con el abandono estricto del tabaquismo y el ejercicio físico regular.

¿Qué debo hacer?

Ahora bien, toma dato de lo que debes hacer para bajar la tensión:

*Restricción de sal en la dieta. Es decir que logres llegar a menos de 5 gramos de sodio al día.

  • Evitar el consumo de alcohol. No implica eliminar pero si es consumido de forma excesiva tiene un fuerte efecto hipertensivo. Así que lo mejor es evitar.
  • Dieta balanceada. En esta recomendación se incita a que las personas consuman platos con altos contenidos de vegetales, legumbres, fruta, cereales, productos lácteos bajos en grasa, pescado y aceite de oliva.

Esto básicamente es como la dieta mediterránea, que ha sido más que comprobada y beneficiosa para aquellas personas que padecen de tensión alta. De acuerdo a varios estudios una disminución de eventos cardiovasculares y muerte, y a los cinco años, un 29% de reducción del riesgo cardiovascular en comparación con la dieta baja en grasas.

  • Pérdida de peso. Algunos estudios han demostrado que la pérdida de 5 kg reduce la presión arterial sistólica en 4,4 mmHg. Desde luego, el sobrepeso y la obesidad están relacionados con el incremento de la presión arterial, diabetes, enfermedad cardiovascular y mortalidad.
  • Actividad física. La actividad física es beneficiosa para la prevención y el tratamiento de la tensión. Sin olvidar que es precisamente la actividad física que disminuye factores de riesgo cardiovascular y mortalidad. Se recomiendan 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado, de 5 a 7 días a la semana.
  • Dejar de fumar. El tabaco es el mayor factor de riesgo para enfermedad cardiovascular y cáncer.

Una vida de saludable al 100%, un consumo de alimentos balanceados, actividad física y un desprendimiento de vicios como alcohol y tabaco pueden hacer la diferencia.