Quantcast

Cómo hacer kétchup casero saludable y más rico que el que compras

Últimamente la tendencia es el cuidado personal, y dado a que somos lo que comemos, la comida saludable se ha vuelto la más buscada, este Ketchup nos dará la seguridad de lo saludable y lo natural y te traemos la receta más original para hacer kétchup en tu casa.

El ketchup

El ketchup

La verdad es que la palabra Ketchup es una de esas cosas mágicas que nos encanta enseñar a nuestras abuelas para ver cómo lo pronuncian. Hay muchas formas de decirlo, pero las más utilizadas son catchup y ketchup. Por cierto, tienes que conocer el secreto de las botellas de kétchup Heinz que no conoces.

Antes de escribir este artículo pensábamos que la forma correcta era Ketchup, pero hay un dato que ha cambiado mi perspectiva. En primera instancia (1690) apareció en la prensa inglesa con el nombre de Catchup. Pero ya fue en el año 1711 cuando se le cambió en nombre por el de Ketchup. En estos momentos, esta salsa no tenía nada que ver con la versión que conocemos hoy en día.

¿Cuál es el origen del ketchup?

¿Cuál es el origen del ketchup?

Los orígenes del ketchup se remontan al ketsiap chino, una salsa picante utilizada para acompañar carne y pescado. La peculiaridad, es que entre sus ingredientes no contenía el tomate.

Fue Henry J. Heinz quien añadió el tomate como ingredientes básico a esta salsa. Es decir, él no inventó la salsa en sí sino que le añadió un ingrediente que cambiaría la historia para siempre.  Puede decirse que el ketchup tal y como lo conocemos hoy en día nació en el año 1876.

¿Cuánto azúcar lleva el Kétchup vs el Tomate?

¿Cuánto azúcar lleva el Kétchup vs el Tomate?

Una de las grandes motivaciones para crear esta receta era la de ofrecer una versión sin nada de azúcar.  Porque no nos engañemos, el ketchup lleva muchísimo más azúcar que la salsa de tomate.

Antes de nada, decirte que añadir un endulzante a esta salsa tiene mucha lógica. Al estar elaborado a base de tomate, es muy fácil que notemos la acidez que aporta este alimento a la salsa. La mejor forma de solucionar todo esto es aportando un toque dulce. Pero como se lo pueden estar imaginando, no tiene que ser azúcar y/o endulzantes artificiales.

Las salsas de tomate que nos venden contienen de media entre 0.2% y 2% de azúcar. Sin embargo, el del ketchup oscila entre un 3% y un 10%. Al añadir especias con un toque picante al ketchup es muy interesante, ya que reduce un poco su «potencia» aportando dulzor. Por esto, entre otras cosas, creo que es muy interesante acostumbrarnos a leer las etiquetas de los productos que adquirimos.

¿Cuánto aguanta el ketchup casero una vez hecho?

¿Cuánto aguanta el ketchup casero una vez hecho?

El ketchup casero se mantiene en perfecto estado dos o tres semanas en el refrigerador. Para ello, debes observar siempre las medidas de seguridad alimentaria correctas. Utiliza botes de vidrio, esterilizados y tápalos muy bien. No uses botes metálicos o plásticos para su conservación ya que el tomate es ácido y podría reaccionar con variaciones desagradables en su sabor.

Evita meter cualquier utensilio que estés utilizando en la comida que pueda contaminar el kétchup. Es mejor poner el ketchup a utilizar en un cuenco y tirar el sobrante, si es que sobra, a estar metiendo infinidad de cucharillas en el bote que podrían acelerar la degradación de nuestra salsa.

Variaciones del ketchup casero

Variaciones del ketchup casero

Las variaciones van a venir de la mano de tu inspiración o de los sabores que quieras encontrar en tu salsa ketchup. Posibilidades como puedes imaginar hay casi infinitas, desde jugar con las diferentes variantes de vinagre, pasando por los tomates.

El vinagre básico que usamos es el de manzana, pero uno de Jerez le va a dar un pellizco de sabor muy rico. También puedes probar a asar los tomates o las verduras en el horno a 180º C unos minutos hasta que cojan color antes de echarlos a la olla y verás que matiz tan rico.

Puedes añadir tomates secos, una pizca de salsa worcestershire o concentrado de carne que le darán un punto de carácter a tu ketchup. También el picante tiene algo que decir en todo esto. Tú decides hasta donde llegar.

Hay multitud de agregar un toque picante a tu ketchup, desde el ajo, los chiles o incluso salsas picantes. Úsalo con moderación para que la salsa tenga armonía. El apio le va a aportar esos matices amargos que a los que somos apio lovers tanto nos gustan.

Beneficios nutricionales de las estrellas de la salsa

Beneficios nutricionales de las estrellas de la salsa
  • Agua

Hidratante

Mejora la absorción de nutrientes

Ayuda a la digestión

  • Tomate concentrado

Poco calórico

Buena fuente de vitamínas

Rico en licopeno

  • Dátiles

Alto contenido en vitamina B5 y magnesio

Ayudan a combatir la fatiga

Favorecen la recuperación muscular

  • VINAGRE

Alto contenido en aminoácidos

Favorece la absorción de nutrientes

Rico en antioxidantes

  • AJO

Contienen una elevada concentración de vitaminas y minerales

Favorecen la digestión

El ajo crudo contiene alicina que ayuda a controlar el colesterol

La mejor receta

Hoy te explicamos cómo hacer de una forma sencilla un ketchup casero y sin azúcar que no tiene nada que envidiar a las versiones que compramos en los supermercados.

  • Tiempo de preparación: 2 minutos
  • Tiempo de cocción: 1 minuto
  • Tiempo total: 12 minutos
  • Raciones: 8 personas

Equipo necesario para la preparación

  • Batidora de Mano
  • Cazo pequeño

Ingredientes

  • 200 gr salsa de tomate
  • 60 gr dátiles (panela si quieres utilizar azúcar)
  • 20 ml vinagre de manzana
  • 40 ml agua
  • 1/2 cucharadita sal (añadir al gusto)
  • 4 clavos (especias)
  • 1/3 cucharadita nuez moscada
  • 1/2 cucharadita pimienta
  • 1/4 cucharadita canela en polvo
  • 1/4 cucharadita tomillo
  • Almidón de maíz (opcional en caso de que la quieras espesa)

Elaboración paso a paso

Ponemos todos los ingredientes en el cazo (los tomates sin semillas y troceados y los dátiles también), esperamos a que hierva y lo tapamos. Cocinamos a fuego suave durante 10 minutos. Dejamos reposar un mínimo de 30 minutos y un máximo de 8 horas (toda la noche). Retiramos los clavos y trituramos para dejar una textura suave sin grumos de los tomates.

Y listo, para disfrutar de lo rico y lo saludable de esta salsa.