Quantcast

Detenidas 57 personas que extorsionaban a usuarios de páginas de servicios sexuales

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 57 personas que, a través de una aplicación de mensajería y mediante llamadas telefónicas, extorsionaban, presuntamente, a usuarios de páginas web de servicios sexuales. A este grupo criminal se le imputa un total de 243 delitos de amenazas condicionales con ánimo de lucro.

La Jefatura Superior de Policía de Aragón ha explicado en una nota de prensa que estas personas solicitaban a sus víctimas cantidades que oscilaban entre los 100 y los 80.000 euros, llegando a obtener cerca de 650.000 euros con sus actividades ilícitas.

El grupo operaba en todo el territorio nacional, aunque sus máximos responsables se encontraban en Madrid, Málaga y Valencia. En la ciudad de Zaragoza, se han interpuesto 46 denuncias con importes defraudados que ascienden a los 70.000 euros.

El modus operandi de este grupo delictivo consistía en insertar anuncios falsos en páginas web de contactos sexuales. Las víctimas contactaban a través de una aplicación de mensajería instantánea y, pasados unos días, el supuesto responsable de la casa de citas reabría la conversación con los usuarios para recriminarles que no hubieran acudido a la cita con las chicas y exigirle el dinero por el tiempo perdido.

Mediante intimidaciones y amenazas, las víctimas pagaban el dinero que se les exigía creyendo que con eso pondrían dar fin a la situación. Sin embargo, posteriormente, volvían a recibir amenazas con el objetivo de que pagaran más dinero, repitiéndose este proceso hasta que finalmente interponían una denuncia e ignoraban las llamadas y los mensajes.

TRES FASES

La operación se llevó a cabo en tres fases operativas debido al volumen de personas implicadas. En la primera de ellas, se detuvo a los principales integrantes del grupo criminal, encargados de la dirección y ejecución de las extorsiones, a quienes se les intervinieron los medios electrónicos y tecnológicos que utilizaban para la comisión del delito.

Posteriormente, dentro de esta misma fase, se procedió a la detención de los colaboradores más activos, responsables de las tareas de localización y captación de cobradores de dinero, conocidos como ‘mulas’, encargados de la recepción del dinero de las extorsiones.

Durante una segunda fase, los agentes detuvieron a la práctica totalidad de los receptores del dinero, resultando que alguno de ellos había sido víctima del grupo tras ser coaccionado mediante amenazas para colaborar con sus integrantes.

En una tercera y última fase, se completó el desarrollo de la operación, practicándose las últimas detenciones e imputaciones. Las declaraciones prestadas por las personas implicadas en los hechos han permitido conocer el “férreo control” que ejercían los responsables del grupo sobre los demás escalones de la trama, “no dudando en intimidarles, si resultaba necesario para conseguir sus fines lucrativos”, han apuntado las citadas fuentes.

ANTECEDENTES POR HECHOS SIMILARES

Los principales responsables son de origen africano y de la República Dominicana. El resto son, en su mayoría, españoles residentes en la provincia de Valencia, donde se han llevado a cabo la mayor parte de las detenciones, seguidas de Madrid y Málaga. Algunos de los detenidos tienen antecedentes policiales por similares hechos.

En los registros domiciliarios, se ha intervenido material informático y de telefonía que ha servido para esclarecer más hechos. El análisis de los dispositivos electrónicos intervenidos ha permitido a los agentes la identificación de numerosas víctimas, con quienes han contactado para que denuncien los hechos y para informarles de la detención de estas personas.