Quantcast

Qué es un lipedema

Se le conoce como lipedema a la afección de las caderas y los muslos que se manifiesta como una inflamación y proliferación de las células o grasa. Como resultado de esto, las regiones afectadas del cuerpo se desproporcionan en comparación con el resto. Este tipo de afecciones se suele identificar fácilmente en aquellas mujeres delgadas que poseen piernas anchas, causando además celulitis.

Por otro lado, en algunos casos la grasa comienza a acumularse entre las rodillas y los tobillos. El resultado de esto es que las piernas adquieran la forma de una copa (signo de Cuff).

Según el grado de la afección, se puede catalogar el lipedema de la siguiente forma:

  • Lipedema de primer grado: La piel se mantiene regular a primera vista, a pesar de esto es blanda y suele presentar algunos nódulos de grasa bajo la superficie.
  • Lipedema de segundo grado: Se notan algunas irregularidades en la piel y ahora se puede sentir dura, esto ocurre por el incremento de los nódulos.
  • Lipedema de tercer grado: Ahora la piel se nota adiposa a simple vista, particularmente es la región de las cadenas y los tobillos. Esto ocurre porque es en estas zonas donde más abundan los nódulos de grasa, lo cuales suelen poseen distintos tamaños.

Síntomas y diagnostico del lipedema

Síntomas y diagnostico del lipedema

Eta afección suele evolucionar de manera negativa, por lo que los síntomas se pueden notar claramente a simple vista. Para diagnosticar el lipedema, se necesita realizar una exploración clínica, para ello solo necesitará mirar las piernas del paciente.

Aunque esto generalmente ocurre con los lipedemas de segundo y tercer grado, pues son más perceptibles. Mientras que con el lipedema de primer grado puede pasar desapercibido, aunque con ayuda de una ecografía o una elastometría ecográfica, el médico podrá detectar los linfomas por más pequeños que estos sean.

Los síntomas más habituales que se presentan con esta afección son los siguientes:

  • Incremento en el volumen de las regiones afectadas, esto puede ocurrir en las zonas inferiores o superiores de las piernas (muslos y pantorrillas). Aunque el lipedema se puede presentar en otras partes del cuerpo.
  • Sensación de hinchazón.
  • Piel dura al tacto.
  • Desproporción de los miembros afectados.
  • Dolor al presionar o pellizcar con fuerza.
  • Arañas vasculares (telangiectasias).
  • Incremento en la sensibilidad.
  • Reducción de la elasticidad de la piel.
  • Dificultad para mover las articulaciones (tobillos, rodillas, cadera).
  • Cambios en el aspecto de la piel.
  • Fatiga luego de la actividad física.

Causas y pronóstico del lipedema

Causas y pronostico del lipedema

Los orígenes de esta afección suelen deberse al incremento de peso, aunque en algunos casos puede ocurrir por algún trastorno hormonal. Pero en la mayoría de los casos, el lipedema se manifiesta durante la pubertad, la menopausia, el embarazo o luego de este.

Hay algunos especialistas que consideran que el desarrollo de lipedema se encuentra vinculado a la ingesta de gluten. Por otro lado están los que creen  que esta afección se puede derivar del Síndrome del Intestino Permeable.

Las zonas más afectadas por el lipedema suelen ser los muslos y las caderas (70% de los casos). Mientras que el área entre los tobillos y las pantorrillas suele ser la menos afectada (30% de los casos).

Por otra parte, esta afección suele afectar casi exclusivamente a las mujeres. Se ha revelado que el lipedema podría afectar hasta el 16% de las mujeres  (de todas las razas) a nivel mundial. Mientras que solo el 2% de la población masculina padece de lipedema.

Tratamientos

Tratamientos para el lipedema

Un especialista en el Medicina Estética debe ser el encargado de diagnosticar, escoger y realizar el tratamiento más adecuado para esta enfermedad. Por general se suele tratar el lipodema con la Lipomesoplastia, la cual es una técnica que permite aplicar alguna medicación en la capa de la piel.

Para ello el médico se ayuda con una ecografía e inyecta antiinflamatorios, los cuales se encargarán de regular la circulación sanguínea y al mismo tiempo activar el metabolismo. Si bien este proceso no es una cirugía, los resultados de la Lipomesoplatia son tan buenos como los de una intervención quirúrgica.

Este procedimiento permite que el volumen de la región afectada se disminuya, de esta forma podrá mejorar el aspecto de la piel y de la circulación del miembro. Pero para obtener resultados rápidos y efectivos, en ocasiones el médico suele recomendar una dieta keto y detox, de esta forma se podrá favorecer a la desinflamación y la eliminación de la grasa.

Además de esto muchos especialistas recomiendan eliminar el gluten de la dieta, al igual que cualquier alimento que pueda generar intolerancias en el organismo.

Si bien es cierto que durante este procedimiento se suelen cometer algunos errores, ya que muchas personas piensan que el lipodema se soluciona al bajar de peso. Pero muchos no saben que esto no siempre funciona, pues los resultados dependerán del grado del lipedema. Resultando en muchos casos antiestético. En otros casos, se suele confundir el tratamiento del lipedema con el del linfedema.