Quantcast

El euribor cerrará Enero previsiblemente por debajo del -0.5%

Siguiendo con el curso de lo ya acontecido el pasado mes de diciembre, el Euribor continuará este mes en un valor de mínimo histórico. Se estima que para este mes de enero del 2021, volverá a quedar por debajo del -0,5%. Una cifra que concuerda con el -0,497% que alcanzó ya a finales de año. 

¿Qué quiere decir esto? Pues, sencillamente, que gracias a este nivel del Euribor muchos ciudadanos podrán disfrutar de una importante rebaja en sus cuotas. Especialmente aquellos que tienen una hipoteca variable que se halla ligada a este índice y que se revisa de forma anual o semestral. 

Las previsiones del Euribor para el 2021

El Euribor es el índice más utilizado como base en las hipotecas de tipo variable. Este tipo de hipotecas se caracterizan por ofrecer a los usuarios una hipoteca cuyas cuotas varían en función del valor que tenga el Euribor. Atendiendo a esto, se puede decir que el 2020 ha sido un año muy beneficioso para los poseedores de esta hipoteca.

No en vano, la media del Euribor a 12 meses en diciembre del 2020 alcanzó un -0,497%. Si tenemos en cuenta que en diciembre del 2019 el valor del Euribor era de -0,261%, se puede afirmar que los poseedores de una hipoteca variable han visto reducidas sus cuotas durante el año pasado. 

Pero, ¿seguirá sucediendo esto en el 2021?. Lo cierto es que estamos en una situación muy imprevisible debido a la crisis del coronavirus. Precisamente, a principios del año pasado nadie pensaba que el Euribor alcanzaría un mínimo histórico. Pero la situación excepcional que hemos vivido este año lo ha cambiado todo. 

El Euribor y la crisis del coronavirus

Con la llegada del coronavirus, el Euribor comenzó a bajar de forma progresiva. En la actualidad, los bancos, especialmente las entidades más pequeñas, tienen una enorme desconfianza sobre los préstamos que llevan a cabo en forma de Hipotecas. En una situación como esta, es difícil garantizar que el dinero prestado podrá devolverse de manera adecuada. 

Tanto es así que las tasas de morosidad en nuestro país han crecido notablemente a consecuencia del COVID-19. No obstante, entre aquellos que a día de hoy pueden permitirse solicitar un préstamo, los bancos están ofreciendo sobre todo hipotecas fijas, ya que son mucho más rentables para las entidades que las hipotecas de tipo variable.

Y todo ello porque, según muchos expertos, es muy probable que el valor del Euribor se mantenga en negativo hasta al menos el 2022. Nada que ver con el valor máximo alcanzado allá por el 2008 (4,89%) ya que, desde entonces, y especialmente en los últimos tres años, la tendencia ha sido claramente bajista.

¿Cómo afecta el Euribor en negativo a las hipotecas?

Si el Euribor está en negativo, hay algo que resulta evidente: los usuarios de préstamos hipotecarios que toman como referencia este índice pagarán menos en sus cuotas. Lo que sucede es que es el banco quien paga a los usuarios la parte correspondiente a los intereses del préstamo hasta que se realice la siguiente revisión en sus hipotecas. 

La Autoridad Bancaria Europea establece que los bancos deben pagar a sus clientes por las hipotecas que den tipos de interés negativos una vez sumado el diferencial, salvo en aquellos casos en los que haya alguna restricción legal. Las hipotecas de tipo variable se componen de un tipo de interés variable y un diferencial. Si el Euribor está en negativo, en lugar de sumarlo lo que se hace es restarlo del diferencial.

Con respecto a nuestra hipoteca, ¿cómo sabemos si vamos a pagar más o menos que el año anterior? Muy sencillo. Tan solo hará falta comprobar si el valor del euribor se halla más alto o menos alto que el año anterior. Si en la última revisión el euribor estaba más bajo que en los niveles actuales, el tipo de interés que nos corresponde es mayor que el del periodo anterior.  

Si bien es cierto que el Euribor en negativo afecta sobre todo a las hipotecas variables, también hay que decir que, indirectamente, las hipotecas fijas se han visto afectadas. No en vano, los niveles tan bajos del Euribor han supuesto que haya una bajada de los tipos de interés de las hipotecas fijas para hacerlas más competitivas a los ojos de los usuarios.

Es prácticamente imposible precisar hasta cuándo seguirá el euribor en negativo. Los expertos establecen que al menos continuará así hasta el 2022 como mínimo. La razón principal es que el Banco Central Europeo no se plantea en estos momentos subir sus tipos de interés, anunciando ya incluso que para este 2021 no los va a tocar debido a la fragilidad económica que se vive en el Viejo Continente. 

Por todo esto, es muy probable que el Euribor siga en una tendencia similar, hasta el punto de poder alcanzar durante este año nuevos mínimos históricos.