Quantcast

C. Valenciana admite un “importante” incremento de la presión en ingresos hospitalarios y UCI

La directora general de Asistencia Sanitaria, Mariam García Layunta, ha admitido un “importante” incremento de la presión asistencial tanto en ingresos hospitalarios como en las unidades de cuidados intensivos (UCI), así como un “lógico” aumento de la incidencia acumulada en la Comunidad Valenciana.

Este incremento, según ha asegurado la directora general, “está suponiendo un aumento lógicamente de la presión asistencial en los hospitales, tanto para ingresos hospitalarios en sala como para las unidades de críticos”, al tiempo que ha afirmado que los departamentos de salud, “al igual que hicieron en la primera ola, están aplicando sus planes de contingencia”. “Se están ampliando espacios y doblando camas que permitan que exista una mayor capacidad asistencial en sala y en críticos”, ha indicado.

Así, García Layunta ha manifestado que la “prioridad absoluta” en este momento “son los enfermos, Covid y no Covid, que requieren hospitalización”, y ha señalado que en la Comunidad Valenciana, “al igual que en el resto de España y de Europa, estamos notando últimamente un incremento importante de la incidencia acumulada”. “Cuando todo esto acabe intentaremos recuperar cuanto antes”, ha agregado.

No obstante, ha garantizado que en este momento los hospitales de la Comunidad disponen de una capacidad “todavía suficiente” como para “dar respuesta a las demandas que estamos teniendo” y ha destacado que el sistema sanitario “cuenta con otras instalaciones que no tenía en la primera ola, como son los hospitales de campaña, que están preparados, o el hospital Ernest Lluch”.

Asimismo, ha remarcado que en el mes de noviembre la consellera de Sanidad Universal, Ana Barceló, “dictó una resolución donde ponía a disposición de la sanidad pública los recursos de la privada en esta colaboración público-privada”.

Finalmente, García Layunta ha resaltado que cree que “con todo esto”, junto con las nuevas restricciones dictadas por el Consell, “pronto podremos salir de esta situación sin que la capacidad de los hospitales se vea sobrepasada, garantizando la atención a todos los valencianos y valencianas”.

SUSPENSIÓN DE ACTIVIDAD QUIRÚRGICA NO URGENTE

La Conselleria de Sanidad, ante el aumento de la presión asistencial por la pandemia en la Comunidad Valenciana, ha suspendido desde este viernes toda la actividad quirúrgica y pruebas diagnósticas no urgentes, ha ordenado habilitar todas las camas de agudos y de críticos y preparar los hospitales de campaña y la camas del Ernest Lluch, además de prohibir las visitas a los pacientes ingresados.

En el documento ‘Medidas organizativas de asistencia sanitaria en respuesta a la covid-19’ elaborado por Sanidad y dado a conocer por el sindicato médico CESM, la Conselleria, ante la situación actual –con una ocupación de camas de agudos del 22,29% y de críticos del 35,08% según los datos del Ministerio –, ha suspendido toda actividad quirúrgica programada no urgente incluyendo la cirugía sin ingreso y la realizada por autoconcierto, los envíos de pacientes de plan de choque, las pruebas diagnósticas no preferentes y los ingresos programados salvo para los casos de cáncer. Asimismo, ha ordenado priorizar la asistencia mediante consultas no presenciales en Atención Primaria y la telemedicina en las especialidades.

Del mismo modo, ha recordado que se deben habilitar todas las camas de camas de críticos instaladas en los hospitales y cuando no queden libres se buscará en otro centro a través del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

Los traslados de enfermos críticos no Covid se realizarán a los hospitales privados preferentemente de acuerdo con la proximidad geográfica al domicilio del paciente. Del mismo modo, se deben habilitar todas las camas de hospitalización, lo que incluye desdoblamientos de habitaciones individuales y reclutamientos de espacios dedicados a actividad demorable.

Asimismo, ha indicado a La Fe de Valencia, al General de Alicante y al General de Castellón que preparar la infraestructura necesaria para que los hospitales de campaña, que dependen de ellos, estén operativos en el menor tiempo posible en caso de necesidad. Del mismo modo, ha ordenado que todas las camas del Hospital Ernest Lluch pasarán a ser funcionantes.

Los pacientes quirúrgicos no demorables serán derivados si son oncológicos prioritariamente al IVO y si no se puede, junto al resto de enfermos urgentes de otras patologías, a hospitales privados. Además, se podrá autorizar la participación de personal del departamento en actividad quirúrgica en un centro privado.