Quantcast

Bioparc Valencia refuerza protocolo de invierno para los animales

Bioparc Valencia ha reforzado el protocolo de bienestar animal de invierno con medidas extraordinarias para garantizar su máximo confort, con especial atención a los sensibles como las crías y a las especies más delicadas a los efectos de estas bajas temperaturas como grandes primates, gorilas y chimpancés.

Caldos de verduras e infusiones, radiadores, cañones de aire caliente, hilo radiante, camas de calor, áreas exteriores con superficies que actúan como braseros o agua calefactada para los grandes acuarios son algunos de los elementos para combatir al temporal ‘Filomena’ en el parque.

También cuenta con un novedoso sistema sostenible que combina varias fuentes energéticas renovables, como la solar-térmica o la caldera de biomasa “más grande” de la Comunitat Valenciana, para alimentar los métodos de calefacción de los animales.

Hace meses se puso en marcha este protocolo de invierno que implica reforzar las defensas de los animales mediante un cambio de dietas con mayor aporte calórico y suplementos vitamínicos, explica Bioparc en un comunicado.

En segundo lugar, pretende anticiparse a cualquier contratiempo y preparar los recintos con sistemas de calefacción adaptados a las características de las especies. Radiadores para las jirafas, cañones de aire cálido y camas de calor para los elefantes, cobijos de los primates con hilo radiante en el suelo y radiadores para caldear el ambiente.

A lo largo de los recintos exteriores, en sus lugares preferidos, hay planchas de cemento calientes tipo braseros escondidos en la naturalización de los espacios y cubiertos con el sustrato de cortezas donde a los animales les gusta recostarse y acercarse cuando les apetece sentir el agradable calor.

En el caso de los reptiles, se incrementa la temperatura de su entorno con lámparas, bajo las que los cuidadores les colocan sus camas. Y en la cueva de Kitum, donde se ubican los grandísimos acuarios de hipopótamos y cocodrilos, las aguas se mantienen aproximadamente a 25 grados para asemejarse a las aguas tropicales de los grandes lagos africanos. Los cocodrilos tienen bajo la arena donde descansan enormes estructuras de hormigón que permanecen calientes.

Otros de los centros de operaciones estos días es la cocina de Bioparc, donde se preparan las dietas especiales y las ollas gigantes toman protagonismo para preparar apetitosos y reconfortantes caldos de verduras. Alimentos que, junto a deliciosas infusiones, los cuidadores preparan con todo el cariño y ofrecen a gorilas y chimpancés dentro de los programas de enriquecimiento ambiental.

Estas medidas se adaptan a las condiciones climatológicas y complementan las directrices internacionales de control de temperatura según las especies. El cuidado por el medio ambiente en estos casos es “prioritario”, por lo que toda la energía eléctrica es de origen renovable.