Quantcast

Cómo desinfectar una herida

En el hogar generalmente ocurren accidentes provocando alguna herida de cuidado, e incluso, de gravedad. Es prioritario saber cómo actuar ante una emergencia de esta índole, siempre y cuando no requiera de un traslado a un hospital, es conveniente saber primeros auxilios, haciendo hincapié en la limpieza de las heridas.

Pasos a tomar en cuenta ante una emergencia con una herida

Pasos a tomar en cuenta ante una  herida

Proceso de limpieza

  1. Lo que se debe hacer de inmediato es lavar la herida con agua limpia y jabón, seguidamente, aplicar el antiséptico que cubra toda la herida.
  2. Si la herida presenta una pequeña hemorragia, se debe colocar un paño limpio, preferiblemente sin pelusas, y realizar presión sobre la herida logrando así detener la hemorragia.
  3. Luego de lavar la herida, procede a secar bien la piel de alrededor, coloca algún antiséptico como puede ser, povidona yodada.
  4. Procede a cubrir la herida con una gasa, y sujeta la misma con un adhesivo para fijarla.

Proceso de curación y cicatrización de una herida:

Este proceso conlleva tres fases: la primera, dura aproximadamente tres días, durante este tiempo, la herida presenta una serie de reacciones celulares, que hacen que se coagule, deteniendo la hemorragia y, produciendo vasodilatación lo cual genera una serie de células para eliminar los gérmenes que tiene la herida.

La segunda fase seria la proliferación: en ésta va apareciendo el tejido sano, que rellena y reconstruye la herida.

La tercera fase: en ésta aparecen células, las que ocasiona que la herida cicatrice, surgiendo así nueva piel.

Es recomendable mantener en casa un botiquín de primeros auxilios, contentivo de lo siguiente:  gasas estériles, adhesivos, pinzas, antisépticos y unas tijeras, algodón, alcohol.

Tipos de herida

Tipos de herida

Existen diferentes tipos de heridas, y por lo general suceden en el hogar, nos podemos cortar al picar verduras, un resbalón al caer o al subir en las escaleras, jugando con la mascota, etc. Como resultado, se pueden generar heridas. Lo primero es determinar el tipo de herida, ya que, esto ayudará a enfrentar la situación, dado que, según la gravedad de la misma, pueden calificarse de la siguiente manera:

Las heridas abiertas: Son aquellas que afectan la dermis. Por lo general la ocasionan raspones, o cortadas profundas, son peligrosas dado que el riesgo de infección es alto, y el no atenderla de inmediato la infección será mejor, puesto que, las bacterias se reproducen rápido.

Heridas cerradas: aunque se caracterizan por la ausencia de sangre visible, es decir, no se visualiza una cortada. Se presentan como hematomas en la piel, aunque el riesgo de infección es menor, se debe tener la precaución de revisar minuciosamente, palpando la zona afectada, ya que se puede presentar una hemorragia o la ruptura de un vaso sanguíneo, por lo que si en la revisión se siente un abultamiento se debe ir de inmediato al hospital.

Antes de limpiar la herida, primeramente, se deben desinfectar las manos utilizando suficiente jabón y agua, logrando una buena esterilidad. Después de realizar esta limpieza en forma profunda, se procede a limpiar la zona afectada, se debe revisar minuciosamente los cortes, y verificar si se encuentra algún tipo de residuos, de tenerlos, y poderlos retirar, se procede a retirarlos. Si dichos residuos están incrustados, se debe dirigir a un centro médico.

Heridas superficiales: Por lo general son ocasionadas por raspones, en los codos, rodillas, talones, etc. En estos casos para limpiar la herida, primeramente, se debe desinfectar las manos antes de tocar la herida, y proceder a lavar la zona afectada con jabón neutro y con agua, se debe secar con una gasa, y comprobar si deja de sangrar.

En caso de seguir sangrando, se debe presionar hasta detener la sangre. Seguidamente, aplica una crema o spray antiséptico, lo importante es que tenga yodo. Si el raspón es ligero se deja secar al natural, en caso contrario, se coloca una gasa y se cubre con adhesivo.

Cómo desinfectar una herida infectada

Si te has ocasionado un raspón, o un corte, el cual consideres de menor importancia, ya que no es un problema grave de salud, es meritorio que utilices de inmediato, las medidas de primeros auxilios, pues como resultado, evitarás que la herida se llene de bacterias o infecte.

Para evitar las bacterias realiza lo siguiente:

  1. Limpia bien la zona con suero salino.
  2. Cúbrela con una gasa esterilizada.
  3. Debes lavarla a diario con una loción antiséptica.
  4. En 3 ó 4 días la piel estará curada, toma la precaución de no despegar la costra que se irá formando.
  5. Debe presentar un color sonrosado, esto demuestra que está sanando bien.
  6. Su temperatura debe ser tibia.
  7. Debe ser indolora al tacto.
  8. Que no presente signos de inflamación.

Se deben seguir estas indicaciones, para evitar que la piel comience a exponerse a agentes contaminantes, pues posterior a ello, aparecen las terribles infecciones.

Cómo detectar si está infectada:

  1. Las heridas infectadas suelen tener una temperatura superior a los 35 y 39 grados.
  2. Presenta inflamación en los bordes de la herida
  3. Hinchazón y enrojecimiento.
  4. Dolor en la zona durante las curas, roce o movilización.
  5. Sensación punzante.
  6. Aparición de secreción (por lo general, es un líquido de color amarillento).

Pasos para curar la herida infectada:

  1. Primeramente, se deben desinfectar bien las manos, con un jabón neutro y antimicrobiano en agua tibia de 15 a 30 segundos, evitando así la acumulación de bacterias en la zona infectada.
  2. Límpiala con una gasa empapada en jabón antiséptico, al aplicarla no utilices algodón pues deja restos.
  3.  Elimina toda la secreción o suciedad que pueda estar en el área, procede a secar muy bien antes de tapar y aplicar la pomada.
  4. Aplica la crema antibiótica, y cubre la herida con una venda limpia.
  5. Toma la precaución, si el área de la herida tiene ampolla, o presenta secreción, debes mantenerla tapada, evitando así que la infección empeore.
  6. La pomada debe ser recetada por un médico, sin embargo, existen pomadas antibióticas que puedes comprar sin prescripción.
  7. Es fundamental que vigiles, y limpies la herida a diario, hasta que comience a cicatrizar.