Quantcast

Secretario de Estado de Exteriores, «optimista» con recuperación de turismo

El secretario de Estado de España Global, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Manuel Muñiz, se ha mostrado «razonablemente optimista» de cara a un 2021 «más positivo en España para el sector turístico y la movilidad» porque «si se hacen bien las cosas en Navidad, y la situación no se descontrola, se puede iniciar el año con una baja incidencia de contagios» para avanzar hacia un escenario «moderado» de reactivación del turismo y la movilidad.

Muñiz ha intervenido en la sesión de apertura este jueves de una jornada online, organizada por Deusto Business School para analizar la situación del turismo en España y las claves para su reactivación, en la que también han participado el director general de AENA, Javier Marín, el director corporativo de Iberia, Juan Cierco y el decano de Deusto Business School, Álvaro de la Rica.

Tras mostrarse convencido de que España no se encuentra, en estos momentos, «en absoluto» en la situación de marzo, ha señalado que la previsión para España de «un crecimiento robusto» de su economía se va a dar de la conjunción de la evolución de la epidemia, la extensión de las vacunas, la bajada de la mortalidad y mejores tests de diagnóstico. Sumados unos presupuestos generales «expansivos» y la llegada de los fondos europeos de recuperación permiten dibujar un 2021 «más positivo».

En este sentido, ha añadido que esa combinación, «nos pone en posición de ser razonablemente optimistas en cuanto a la movilidad y la mejora del turismo». También ha pedido un consenso europeo para fijar unos parámetros unitarios con el resto de paises comunitarios y «establecer unos mecanismos de reconocimiento mutuo» y de cara a encontrar, entre todos, «una posición que garantice la libre circulación lo más rápidamente posible en cuanto se produzca la recuperación, porque el impacto es elevado».

TRABAJAR UNIDOS

Por su parte, el director general de AENA, Javier Marín, ha afirmado que para ayudar en la recuperación del sector turístico y la movilidad y, por tanto, de la industria aérea, el sector «está trabajando muy unido» aunque, a la espera de cómo será el escenario», cree que «habrá un cambio en el comportamiento social, una tendencia a la consolidación en la industria, algunas compañías dejarán de operar y quedará huella en la macroeconomía que afectará al transporte aereo».

Tras mostrarse optimista por una salida «reforzada» de la situación, se ha manifestado convencido de que, aunque las tendencias tecnológicas se han acelerado en esta pandemia, no cree que, en una gran proporcion, vayan a ser tras esta pandemia «sustitutivas» del viaje, por lo menos, en la parte turistica, donde no cree que se dé ese cambio «en cuanto se levanten las restricciones».

En cuanto a los viajes de negocio, Marín cree que va «a afectar en algo» pero no tendrá un «gran impacto» en su uso, y aunque se sustituirán por conexiones online, no existe preocupación «en el impacto en volumen por el avance de las tecnologías, porque también contribuyen a aumentar la eficiencia y las empresas van a ser más eficientes, pero, en lo esencial, no se va a sustituir el viaje de negocio».

También ha llamado a fortalecer vínculos entre los distintos elementos del sector turístico porque, de esa forma, «se saldrá mas rápido y mas fuertes si se trabaja juntos».

Para lograrlo, ha calificado de «necesidad» avanzar en la armonización de medidas entre países porque «el turismo es internacional y hay que armonizar procedimientos comunes entre todos porque los turistas no van a entender de regiones ni fronteras si presentamos un mapa confuso de requisitos o criterios poco claros».

El responsable de Aena ha considerado que los efectos económicos en el sector están vinculados a los limites de la movilidad, y ha recordado que, los efectos en España hasta la fecha han sido «enormes», con una caída de los pasajeros totales al 30% de la cifra registrada en 2019 que, incluso en noviembre, apenas ha alcanzado al 15% del volumen de viajeros que se tenía en 2019″.

Javier Marín ha considerado «positiva» la capacidad de reacción del sector, tras demostrar tras la primera ola que pudo pasar de cero actividad al 50% en verano antes de segunda ola, con un volumen pasajeros superior al 30%.

Asimismo ha destacado la capacidad de Aena para asegurar la liquidez con ingresos cero, mediante la reducción del uso de infraestructuras no imprescindibles y de retrasar inversiones desde la premisa de que la eventual recuperación no se viera limitada por ninguna decisión para poder «tener capacidad de recuperación inmediata siempre», lo que se ha traducido en que no se ha cerrado «ningún aeropuerto de la red y ninguna infraestructura en los grandes para no generar demoras».

SIN OPTIMISMOS

El director corporativo de Iberia, Juan Cierco, ha reconocido que la crisis está siendo «durísima y tiene pinta de que va a seguir», y no se ha mostrado «optimista» con la recuperación para el sector de la movilidad aérea, porque hábitos como las conexiones o reuniones online «han venido para quedarse y eso va a afectar a cuestiones como los viajes de negocio».

En su opinión, España ha sido el país más competitivo del mundo en turismo y ha lamentado que, «cuando el turismo es nuestro petróleo, desde algunos ministerios y desde algunas instancias se habla mal del turismo como se está haciendo». «Lo que hay que hacer es reforzarlo, y si hay que lograr que la dependencia española sea menor, los primeros que abogamos por ella somos nosotros, pero no para hacer la tarta más pequeña sino más grande, ni para denigrarlo», ha añadido.

Cierco ha pedido que España asuma el liderazgo de la movilidad en Europa, porque «es el país que más depende de ella y de la conectividad para su desarrollo», por el gran peso del turismo y porque, «sin turismo este país no va a salir de la crisis y sin conectividad no va a haber turistas para recuperarse».

En este punto ha considerado los fondos europeos de la recuperación «una oportunidad histórica que no se puede desaprovechar» para reforzar las inversiones en turismo y ser el país mejor y más conectado internacionalmente porque no puede concebirse el desarrollo de España sin el desarrollo del turismo y de la conectividad». Entre otros proyectos, ha pedido impulsar con esos fondos la conexión entre la T4 de Barajas y el Tren de Alta Velocidad.

En cuanto a Iberia, Cierco ha reconocido que atraviesa «la peor crisis de la historia de la compañía» pero se ha felicitado de que «ha logrado adaptarse» tras recurrir a sus accionistas y hacer una reestructuración para adecuarse a un «sector competitivo», algo que «se hizo a tiempo y bien para afrontar esta crisis mejor que los competidores».

Finalmente, de cara a una posible recuperación en 2021, ha reconocido que «hay una luz al final del túnel». «Pero nosotros no la vemos especialmente clara y, para el verano, puede que sea mejor, por lo que hay que intentar que la normalidad sea realmente normal», ha puntualizado.

En su presentación, el decano Álavaro de la Rica ha recordado que la pandemia ha tenido un efecto «devastador» sobre el turismo en España, con 70.000 millones de ingresos perdidos, 50 millones menos de turistas y con unas cifras en 2020 «más propias de los años 70».

En su opinión, «a nadie se le escapa su importancia y su efecto tractor sobre la economía del país y de otras actividades como el transporte aéreo, la industria hotelera o otros factores como las infraestructuras». Por eso, su caída actúa como «efecto arrastre para otros sectores y su caída lastra a todo el conjunto por lo que se va a necesitar una respuesta conjunta y sin precedentes», ha asegurado.