Quantcast

Ni un triste “gracias”: la dura realidad del teletrabajo

Este 2020 que ya está a punto de terminarse ha sido un año extraño e inusual en todos los sentidos. Pero tal vez en tanto que trabajadores y empleados nos haya descolocado más que nada. De la noche a la mañana nos vimos abocados al teletrabajo y todo lo que implica: peor comunicación con jefes y compañeros, no disponer de una espacio adecuado para trabajar en casa, largas horas en soledad, jornadas laborales que se extienden más allá de lo que deberían, programas informáticos que no funcionan y fallan constantemente..Así han sido estos nueve meses de 2020 para los teletrabajadores.

Aunque trabajar en casa nos ha ahorrado tiempo y quizás nos ha permitido estar más cerca de la familia, también ha generado ansiedad e insatisfacción. Y una sensación, muy extendida entre los teletrabajadores, de que nadie les ha reconocido el esfuerzo extra que han debido hacer este año. Así lo determina una encuesta recientemente publicada por OnePoll, una consultora estadounidense dedicada al análisis de tendencias sociales.

Ni un “gracias” en el teletrabajo

teletrabajo

La citada encuesta, que se llevó a cabo entrevistando a más de 2.000 trabajadores, concluye que un simple “gracias” puede ser suficiente para incrementar la autoestima de los trabajadores. Más de la mitad de los sujetos, hasta el 58% de la encuesta, aseguró que nunca antes había trabajado más duro que en 2020. No obstante, reconocen también que si no reciben ninguna gratitud a cambio pronto empezará a descender su productividad.  

Aproximadamente la mitad de los trabajadores encuestados afirma que no ha recibido ningún reconocimiento ni agradecimiento por su trabajo desde que comenzó el teletrabajo. Los profesionales que llevaron a cabo la encuesta se preguntan en el texto cuáles son los motivos por los cuales muchos trabajadores sienten que merecen un agradecimiento extra este año. La respuesta está en los propios: siete de cada diez aseguran haber trabajado este año a un ritmo y con una presión muy por encima de lo habitual.