Quantcast

PSOE y Podemos derogarán parcialmente la reforma laboral, ligarán las pensiones al IPC y subirán el SMI

El gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos derogará los aspectos más lesivos de la reforma laboral, garantizar la revalorización de las pensiones con la evolución de la inflación para evitar pérdidas de poder adquisitivo y aumentar el Salario Mínimo Interprofesional hasta el 60% del salario medio en España.

Así consta en el acuerdo de Gobierno de coalición presentado este lunes por los respectivos líderes de ambas formaciones Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el que dedican buena parte de su contenido a temas laborales y prometen que derogarán la reforma laboral de 2012.

En este sentido, el texto habla de recuperar “los derechos arrebatados por la reforma laboral de 2012”, impulsando “en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras” y restableciendo “el papel de los convenios colectivos”.

Así, PSOE y Unidas Podemos se comprometen a derogar la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad, las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo permitiendo su vivencia hasta la negociación de uno nuevo, y abolir la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.

Además, modificarán el artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores sobre contratación y subcontratación laboral para “limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa”, limitarán la capacidad de modificación unilateral de las condiciones del contrato por parte de la empresa y revisarán el mecanismo de inaplicación de los convenios colectivos, “orientándolo a descuelgue salarial vinculado a causas económicas graves”.

PENSIONES Y SEGURIDAD SOCIAL

En lo referente a las pensiones, el texto garantiza su revalorización por ley conforme al IPC real, aumentando el poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas, y plantearán “a todas las fuerzas políticas y a los agentes sociales” un nuevo Pacto de Toledo “que garantice la sostenibilidad y suficiencia” del sistema.

Además, también prometen reformar el Sistema de Seguridad Social, en el marco del diálogo social y del Pacto de Toledo, “con máxima transparencia, para garantizar su sostenibilidad a medio y largo plazo”. En concreto, estudiarán y desarrollarán medidas para “garantizar el aumento de los ingresos de forma estructural, descargando a la Seguridad Social de gastos impropios, asegurando la sostenibilidad del Sistema”, y revisarán las bonificaciones a la contratación “con el objetivo de reducirlas, garantizando el mantenimiento de aquellas que contribuyen a la inserción en el mercado laboral de los colectivos con especial vulnerabilidad”.

Asimismo, eliminarán el Factor de Sostenibilidad y el Índice de Revalorización de Pensiones de la Seguridad Social, “siempre asegurando la sostenibilidad del sistema a medio y largo plazo”.

Por otro lado, desarrollarán “el Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social” para lo que comenzarán “en un primer momento por el aumento decidido de la prestación por hijo a cargo para familias vulnerables, y posteriormente mediante un mecanismo general de garantía de renta para familias sin ingresos o con ingresos bajos”.

ESTATUTO Y SMI

En el ámbito laboral, se comprometen a elaborar, mediante el diálogo con los agentes sociales, un nuevo Estatuto de los Trabajadores que compagine “la protección de los trabajadores frente a los desafíos sociales, tecnológicos y ecológicos del siglo XXI y el reconocimiento de nuevos derechos de los trabajadores propios de la realidad económica, social y laboral actual, con la necesaria competitividad empresarial y el papel de la negociación colectiva como elemento de reequilibrio necesario”. Para ello, abren la puerta a “constituir un grupo de trabajo para su redacción, integrado por expertos de reconocido prestigio, del ámbito académico y profesional”.

En cuanto al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), el compromiso es subirlo hasta alcanzar progresivamente “el 60% del salario medio en España tal y como recomienda la Carta Social Europea”. Para ello, el futuro Gobierno convocará la mesa del Diálogo Social al objeto de promover un acuerdo y se creará una Comisión asesora del Ministerio de Trabajo y a disposición del Diálogo Social, compuesta por profesionales, académicos y representantes de los sindicatos y empresarios, que estudiará la evolución del SMI.

Para su análisis se tendrán en cuenta, entre otras cuestiones, el índice de precios de consumo, la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional, y la coyuntura económica general.

En el campo de la contratación, entre otras medidas, se revisarán los contratos formativos y la aprobación y desarrollo del Estatuto del Becario, limitando el encadenamiento de periodos de prácticas y estableciendo un porcentaje máximo de becarios en las empresas; la simplificación y reordenación del “menú de contratos de trabajo”; y reforzar el control de la contratación a tiempo parcial y su uso fraudulento.

(SERVIMEDIA)