Quantcast

La regata en solitario Mini-Transat entrega sus premios en el Salón Naútico de París

Las Palmas de Gran Canaria acogió el pasado octubre la única escala, de este apasionante y complicado evento náutico internacional que une  La Rochelle y Martinica

Benjamin FERRE / Série 902

La regata en solitario Mini-Transat, que ha unido este otoño a La Rochelle – Las Palmas de Gran Canaria y Le Marin, entregó este fin de semana sus premios durante el Salón Naútico de París. El palmarés lo encabezó en proto François Jambou y en serie, Ambrogio Beccaria. De los 87 regatistas que comenzaron la regata, 78 navegantes completaron esta 22ª edición, entre ellos el canario Miguel Ángel Rondón.

Una delegación de la capital grancanaria acudió a este acto que cerraba la edición 2019 de un evento náutico que destaca por su espíritu de aventura y exigencia deportiva. De hecho, la regata está considerada una de las pruebas más apasionantes en el deporte de la vela. Su lema: Un hombre, un barco, un océano, pone a prueba las destrezas de los navegantes que se enfrentan en solitario a las condiciones del océano, en veleros de tan solo 6,5 metros de eslora, con la única ayuda de un GPS, cartas náuticas de papel y un VHF para recibir la información meteorológica. La ayuda externa está prohibida.

La Clase Mini anunciará en los próximos días las tres ciudades que acogerán la regata en sus tres próximas ediciones.