Quantcast

Cómo arreglar un DVD rayado

Los DVDs de música sirven para amenizar viajes y tardes soporíferas de verano pero tienen un pequeño inconveniente. ¿Cuáles? Uno de ellos, por ejemplo, es que se estropean con mucha facilidad, ya que están hechos con un material muy delicado. ¿Sabes cómo arreglar un DVD rayado? Hay una serie de métodos sencillos que pueden ayudarte a reparar ese disco que tiene la música que tanto te gusta o el DVD con las películas que no pueden faltar nunca en tu colección.

El primero de ellos que te puede ayudar a cómo arreglar un DVD rayado si no sabes hacerlo es el de aplicar directamente un poco de pasta de dientes, la cual extenderemos de forma suave y equitativa por la superficie. Es importante que utilicemos una que sea lisa, es decir, que no incluya partículas de fluor como las que se venden con asiduidad en el mercado.

Una vez extendida la pasta de dientes, enjuaga el DVD bajo el grifo con agua que esté a temperatura media. Sécalo con un trapo de algodón y comprueba que funciona. ¡Debería hacerlo!

En caso de que este método no te haya servido para arreglar un DVD rayado, puedes utilizar un plátano para intentar que funcione de nuevo. ¿Cómo? Frotando con la piel de esta fruta y secando, de la misma forma que en el caso anterior, con un paño de algodón.

Existe otro método que es el más efectivo y más utilizado en la sociedad. Hablamos de los productos específicos para arreglar y hacer desaparecer los rayajos que tiene tu DVD. Puedes encontrarlos en los grandes almacenes o también en algunas tiendas especialistas en pinturas. En este caso, es importante utilizar unos guantes (sus propiedades son tóxicas) y extender el líquido con un trapo de algodón, frotando de dentro a fuera. Es importante no pasarse de la raya (nunca mejor dicho) con la cantidad de líquido que pones en el CD, ya que podría estropearse aún más. 

Los productos específicos para arreglar un DVD o un CD rayado suelen muy caros. Hay una alternativa similar aunque evidentemente no tan efectiva: el limpia cristales. Frota con una gamuza de dentro a fuera y podrás volver a usar tu disco donde y cuando quieras. 

Por último, el bicarbonato de sodio también puede ayudarte a solucionar este problema. ¿Cómo? Moja un algodón y crea una pasta espesa con la que frotar directamente el DVD.

Todos estos métodos tienen distinta efectividad aunque muchas personas, con tal de aumentarla, deciden, una vez limpiado el CD o el DVD, meterlo un rato en el congelador. Eso sí, intenta protegerlo con alguno para que no sufra la superficie.

Artículo anteriorEliminar el mal olor de la cocina
Artículo siguienteExfoliar cuerpo