Quantcast

¡Que no te engañen! Cómo saber si unas gambas son frescas

Las gambas son de los mariscos más utilizados en la gastronomía española y son infaltables en las mesas durante todo el año. Nada más delicioso que disfrutarla como parte del menú navideño, y también aprovechar de todo su sabor, jugosidad y aroma en una parrillada de verano. Este marisco es uno de los más consumidos y se encuentra presente en una amplia cantidad de recetas perfectas para tu deleite.

Sea cual sea el plato que vayas a preparar con gambas o que decidas escogerlas para hacer las más ricas tapas mientras compartes unos tragos con amigos, un factor que debes tener siempre presente es la calidad de las mismas, así que no dejes que te engañen y quédate a conocer cómo deben lucir al momento de comprarlas.

Gambas frescas

¡Que no te engañen! Cómo saber si unas gambas son frescas

Si tienes la fortuna de vivir en una zona cercana al mar, puedes escoger gambas verdaderamente frescas, mientras que si vives en la ciudad, esto se complica, pues, se sabe que en el solo traslado, el marisco sufre y se deteriora.

 Es conocido que si el crustáceo es fresco, al tocar el agua salada inmediatamente se reanima. Así mismo, otro signo de frescura es notar cómo pueden moverse apenas los tocas. Ahora bien, hay una serie de aspectos que debes tener en consideración cuando no los lleva vivos.