Quantcast

Ximo Puig da la razón a José María Aznar

El presidente de la Generalidad Valenciana, Ximo Puig, ha defendido la necesidad de rebajar la presión fiscal sobre los valencianos para aliviar la situación de la inflación en la comunidad autónoma. Un gesto que ha acercado al socialista a la postura sobre los impuestos defendida por José María Aznar, así como por gran parte del Partido Popular. Algo que ha indignado al Gobierno nacional, que no ha tardado en desacreditar las palabras de Ximo Puig.

La situación de la inflación, así como de una incipiente crisis económica en el país, está haciendo que muchos españoles comiencen a temer por su economía doméstica. Algo ante lo que el Gobierno de Andalucía, liderado por el popular Juanma Moreno, no dudara hace unos días en anunciar el final de impuestos como el de Patrimonio y Sucesiones dentro de la comunidad autónoma. Algo que era fuertemente criticado desde el Gobierno nacional, que defendía la necesidad de mantener los impuestos para garantizar el gasto público nacional.

Sin embargo, ahora ha sido el socialista Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, quien no ha dudado en defender el «modelo popular» de rebaja fiscal, como forma de «aliviar» la complicada situación económica que viven los valencianos.

XIMO PUIG SE ACERCA A JOSÉ MARÍA AZNAR

Así pues, este martes, el presidente socialista no ha dudado en destacar que es importante intentar aliviar las cuentas de los ciudadanos. Y lo hará, en la Comunidad Valenciana, con una bajada de impuestos generalizada, que recuerda a la receta ya practicada por los populares en lugares como la Comunidad de Madrid.

En concreto, Ximo Puig ha destacado que su estrategia pasa por oponerse a «aquellos que rebajan los impuestos a los ricos«, en referencia al PP. Así pues, el socialista parece haber centrado su rebaja de la presión fiscal a las rentas medias y bajas, de menos de 60.000 euros, reduciendo el tramo del IRPF y aumentando las deducciones fiscales. Algo que, según el socialista, podría ayudar a cerca del 97% de los valencianos.

Una propuesta de Ximo Puig que, a pesar de incluir una crítica clara hacia las medidas del Partido Popular, parece acercar posturas entre el presidente valenciano, y el ex presidente del Gobierno nacional José María Aznar.

Y es que, hace apenas unos días, el ex presidente popular destacaba que la estrategia de suprimir impuestos permitiría a las comunidades autónomas «competir» con los mejores, tanto a nivel nacional como internacional. «Necesitamos que aquí venga más gente, que se invierta más, y tener más capacidad financiera» destacaba el ex presidente del Gobierno.

Una estrategia que, según Aznar, sólo puede cumplirse a través de la bajada de impuestos, en contra de lo que aseguran los «izquierdistas carnívoros». Así pues, frente a la subida de impuestos socialista, Aznar ha destacado que sólo la supresión de los mismos puede llevar al «progreso, oportunidades y puestos de trabajo».

EL PSOE DESACREDITA AL VALENCIANO

Tampoco las palabras de Ximo Puig parecen haber pasado desapercibidas para el Gobierno de España. Un Ejecutivo cuyos principales responsables han decidido desacreditar la estrategia del presidente valenciano, evitando así la discusión sobre una posible bajada de impuestos a nivel nacional.

«Cada vez que hablamos de rebajar impuestos, esta el debate de qué recortar. Y este Gobierno no quiere recortar en derechos y prestaciones» ha asegurado la portavoz del Ejecutivo nacional, Isabel Rodríguez. Palabras con las que, sin duda, el Gobierno nacional intenta «ocultar» las medidas de Ximo Puig, más cercanas al pensamiento de los populares, a la defensa de los impuestos realizada desde el Gobierno central.

Unas palabras que también ha subrayado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que ha recordado el «discurso» en el que se ha mantenido el Gobierno durante las últimas semanas. «La posición del Gobierno ha sido bastante clara. Las políticas de bajada fiscal, donde están llevando la delantera las comunidades del PP, provocan dumping fiscal y provocan que otras se vean obligadas a bajar impuestos para no quedar en una posición peor» ha criticado la ministra socialista.

Palabras con las que el Gobierno intenta desacreditar cualquier bajada de impuestos «descontrolada» desde el Ejecutivo nacional. No sólo para disminuir la relevancia del PP en esta materia, sino también para mantener el apoyo de los independentistas vascos y catalanes, contrarios a esta estrategia de bajada de impuestos que podría ayudar a sus ciudadanos, pero a costa de sus propios bolsillos.