Quantcast

Por qué debes desterrar el jamón york de tu dieta

Un desayuno o una tarde con amigos es excelente para compartir un rico sándwich de queso con jamón york, o un delicioso panini indudablemente es lo ideal para disfrutar. ¿Pero sabías con qué nutrientes realmente cuenta el jamón? Tal vez después de conocerlos tengas que tomar la decisión de dejar de consumirlo como parte de tu dieta.

¿Qué es el Jamón york o Jamón cocido?

¿Qué es el Jamón york o Jamón cocido?

El jamón cocido o jamón york o jamón de York, como lo conocen también, es una pieza de fiambre proveniente de la carne de cerdo específicamente obtenido de los miembros posteriores del mismo. El cual se cocina en agua salada, con algún condimento si lo requiere, en algunos países suele llamarse solamente jamón y es el acompañante ideal del queso y puedes hacerlo en casa.

Presenta un alto contenido en proteínas de alto valor biológico y aproximadamente 100/110 kilocalorías por 100 gramos, cantidad recomendada en cualquier tipo de dieta, así como un bajo aporte de grasas —lo que lo hace un embutido magro— y minerales tales como el sodio, fósforo, hierro, el zinc, vitamina b3, B6 y B12.

Su color rosado y un sabor más suave que el de otros jamones hace que en algunos lugares también se lo denomine jamón dulce. Está formado por una única pieza o bloque, compuesto de carne picada de magro y grasa animal al que previamente se le inyecta una salmuera en gran cantidad a través de un proceso conocido como «inyección».