Quantcast

Estudiar, trabajar y vivir en torno al trading

El trading es la compra y venta de activos que tienen una cotización. El objetivo de esta actividad es obtener ganancias resultantes de la diferencia del valor de la compra con respecto al valor de la venta: a esto se le llama plusvalía. Significa que, mientras más grande sea esa diferencia, mayores serán las ganancias.

Este tipo de productos financieros está influenciado por un carácter especulativo. El comportamiento del mercado afecta considerablemente a las operaciones bursátiles de la compraventa de estos activos.

Aunque estos conceptos sean complejos de entender a profundidad, la digitalización de estas actividades financieras ha logrado democratizar el acceso al trading para públicos mucho más amplios. Lo único necesario para comenzar a participar es tener acceso a Internet y ser mayor de edad. Por supuesto, el primer paso es saber cómo comprar y vender los activos. Revisar una guía para comprar acciones Coinbase o de otras empresas cotizadas en la bolsa puede ayudar a tener un primer acercamiento.

El conocimiento es poder también al momento de tradear

Aunque esto no garantiza nada. Es necesario tener conocimientos financieros y habilidades para hacer predicciones estadísticas que ayuden a formar un pensamiento estratégico. Seguir las tendencias del mercado y hacer análisis es indispensable en el mundo del trading. Saber, por ejemplo, cómo la cotización en la bola de Coinbase afecta a las criptomonedas es parte del conocimiento que tiene que tener un trader.

La estrategia, dada por el conocimiento y el trabajo, es lo que más influye en las ganancias que puede obtener un trader. Es indispensable estudiar y aprender con ensayo y error, hasta llegar al punto de obtener ganancias.

¿Es posible vivir de las ganancias del trading?

La respuesta corta es que sí, sí se puede vivir de las ganancias del trading. Pero no es tan sencillo dejarlo hasta allí porque para llegar a eso hay un camino muy largo por recorrer. Es improbable para la gran mayoría alcanzar este estado de independencia financiera en la que solo la compraventa de activos sea suficiente para subsistir. ¡Y es todavía más improbable tener una vida donde sobre el dinero!

Ante este escenario, ¿qué es lo que motiva a ingresar en el mundo del trading? La facilidad que hay para comenzar a tradear y las promesas de tener ganancias inmediatas se juntan para que demasiadas personas se animen a entrar. Esto no es del todo falso, pero tampoco es tan simple.

Tener ganancias esporádicas es bastante accesible, siendo que hay gran cantidad de información acerca de las predicciones del mercado. E incluso la intuición misma proveniente de los datos que dan los brokers puede ser suficiente para acertar en un movimiento financiero. Pero claro, vivir de esto es un incierto con demasiadas probabilidades de falla, por lo que no se puede considerar como algo válido para tenerlo como medio de vida. Además, las ganancias obtenidas por este modo de operar suelen ser insuficientes, sobre todo cuando se trata de estos aciertos logrados a la suerte.

Ser trader implica ser un analista de datos, tanto financieros como del mercado. Es imperante ser capaz de entender por completo qué es lo que se está haciendo y no solo jugar a la suerte. Con esa base se realizan predicciones y, con ello, la toma de decisiones respecto a si es mejor comprar, vender o esperar. Pero claro, hay que tener en cuenta que el riesgo siempre está presente y que no hay ninguna estrategia o predicción infalibles.

Con todo esto dicho, queda volver a responder si es posible o no vivir de las ganancias del trading. Sí, sí es posible, pero para ello hay que tener una formación muy exigente y trabajar muy duro para hacer los análisis correspondientes constantemente.

Cómo es vivir del trading

Vivir del trading consiste en tomar constantemente previsiones en la vida diaria con respecto a las finanzas. Hace falta tener siempre un capital de riesgo y uno de respaldo para poder vivir mientras llegan las nuevas ganancias. Es decir. Hay que gestionar el dinero que se ha ganado contando con que no se sabe el momento en el que volverá a haber ingresos. La planificación financiera y el presupuesto de gastos será parte fundamental para poder vivir del trading, ya que hay que administrar sabiamente los fondos que se tienen.

Tener un estilo de vida lujoso va a depender del dinero que se tenga en mano para ello, no el que está por venir. El hecho de ser un buen trader ayuda a aumentar las posibilidades de acertar, lo que permite tener cierto margen de estabilidad financiera. Y estas posibilidades pueden mejorar mientras la persona tenga una mejor formación y trabaje con precisión para lograrlo. El trading implica trabajar, no solo acertar por azar y hacer unos clics intuitivos; esto puede determinar si es posible o no tener ganancias constantes.

También hay que considerar que trabajar en el trading lleva consigo un estilo de vida de constante incertidumbre. La toma de decisiones constante y no saber con exactitud lo que va a pasar puede desesperar mucho más de lo que parece. Es necesario saber lidiar con este efecto colateral que implica este trabajo para poder hacerlo.