Quantcast

Álvarez avisa de que «combatirá» la reforma de Escrivá

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha lanzado este miércoles al Gobierno varias advertencias relacionadas con dos de las reformas estructurales que «se ha emperrado» en incluir en el Plan de Recuperación que trasladará a Bruselas antes de que finalice este mes y del que ha dejado claro que no ha sido acordado con los agentes sociales, que meramente han sido informados y consultados.

En concreto, Álvarez se ha referido a la reforma de las pensiones y a la del mercado laboral. Sobre la primera, ha criticado que el Gobierno no haya cumplido aún su compromiso de derogar la reforma de 2013 y volver al acuerdo de 2011 y, en ese sentido, ha avisado de que hasta que eso no suceda, UGT no tiene intención de firmar ninguna nueva reforma de las pensiones y mucho menos una que las recorte.

«A partir de ahí (volviendo al acuerdo de 2011), podemos empezar a hablar pero eso no significa sacarse de la manga propuestas como la de que si te quedas un año más trabajando, te damos un dinero. ¿Estos señores que gobiernan no saben que cuando algunos trabajadores llegan a la edad de jubilación no pueden seguir ni un día más porque físicamente no aguantan? ¿Es que no viven la realidad?», ha apuntado Álvarez en relación a las propuestas realizadas esta semana por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para acercar la edad real de jubilación a la efectiva.

Durante su intervención en la clausura del I Congreso Federal de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT y en presencia de la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, Álvarez ha recordado a Escrivá que muchos trabajadores deben adelantar su jubilación porque sus condiciones de trabajo no les permiten seguir o porque están en el paro.

«¿Y a esos trabajadores que están en el paro además les vamos a cargar con una penalización por jubilarse? Con nosotros que no cuenten. No lo vamos a firmar y es más, lo vamos a combatir, en la calle y en el Congreso», ha avisado el líder de UGT, que ha insistido en que el sindicato dará la batalla para salvar el sistema de pensiones y que éstas sean suficientes para poder jubilarse «con dignidad».

En su opinión, el acuerdo no vendrá de la mano de ir dando noticias que después en la práctica no se van a poder llevar adelante. «Con el acuerdo sindical no van a contar, pero tampoco me parece que vayan a hacerlo con el acuerdo político, porque vamos a hacer todo lo posible para que no cuente con la mayoría del Congreso», ha remarcado.

NO SE PUEDE REDUCIR LOS CONTRATOS A TRES

En cuanto a la reforma del mercado de trabajo y la intención del Gobierno de reducir los contratos a sólo tres modalidades, el líder de UGT no cree posible que se pueda hacer esa simplificación, porque se dejaría fuera a contratos como el fijo-discontinuo o el de tiempo parcial, que son necesarios para las necesidades productivas del país.

«A mí me parece que si estos tres contratos que quieren no tienen variantes, no van a responder ni de lejos a las necesidades de producción de España», ha apuntado Álvarez, que en todo caso considera que las propuestas del Gobierno «tienen un amplio recorrido desde el punto de vista de la negociación con los agentes sociales».

El dirigente sindical ha insistido en que la negociación de la reforma laboral debería incluir muchos más temas, como la negociación colectiva o las causas del despido, de las que ha dicho que deben cambiar porque en España se puede despedir «casi por cualquier cosa, incluso si te inventas cómo van a ir las cuentas de la empresa el año siguiente».

Así, Álvarez ha reiterado que el Gobierno debe cumplir con su compromiso de derogar las reformas laborales y de subir el salario mínimo interprofesional (SMI). En este sentido, ha avisado de que UGT será «como la gota malaya» y seguirá «machacando» con estos temas cada día y también con la necesidad de mejorar el Ingreso Mínimo Vital (IMV).

Además, ha afirmado que el 1º de mayo quiere «reventar las calles» para que el Gobierno se entere de que es el momento de resolver los problemas de los trabajadores y abordar todo lo que hay pendiente desde la crisis de 2008. «Con negociación y moderación, sí, pero con contundencia», ha añadido.

Álvarez, que ha pedido que «se deje de jugar con la validez de las vacunas», ha defendido que el actual Gobierno de coalición «es el mejor Gobierno posible para los intereses de los trabajadores», pero también ha denunciado que no ha cumplido «ni de lejos» con el objetivo de no dejar a nadie atrás en esta crisis.

«Mucha gente se ha quedado atrás y a mi me producen un dolor terrible las colas de personas que van a recoger bolsas de alimentos en parroquias y ONG. A eso hay que darle respuesta y eso es lo que nos gustaría que se estuviera discutiendo ahora, también en la campaña de elecciones en Madrid», ha indicado.

MAROTO DEFIENDE EL PAPEL DEL DIÁLOGO SOCIAL

Por su parte, la ministra Reyes Maroto se ha mostrado convencida de que 2021 será el año «de la recuperación y la vacunación» y ha afirmado que, aunque quedan aún semanas duras por delante en la lucha contra la pandemia, se empieza ya a ver la salida al final del túnel.

Maroto ha aprovechado su presencia en este acto de la UGT para alabar el papel y la fortaleza del diálogo social y los importantes acuerdos alcanzados en los últimos meses en su seno, como la prórroga de los ERTE, la ley del trabajo a distancia o la que regulará las condiciones laborales de los repartidores.