Quantcast

La apertura total del parque de El Retiro en Madrid se retrasa hasta el 1 de abril

La apertura total del parque de El Retiro tras la revisión del arbolado a causa de los daños provocados por ‘Filomena’ tendrá lugar finalmente el próximo 1 de abril, y no a mediados del mes de marzo, tal y como había apuntado en un primer momento el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante.

Así, el mes de abril estrenará la apertura completa salvo las zonas en obras, que son el paseo de México, el entorno meteorológico y La Montaña de los Gatos. Este céntrico pulmón verde está ya abierto al 60 por ciento tras culminar las labores de revisión, centradas en retirar árboles derribados y aquellos que presentaban un alto riesgo de caída a corto plazo. Las zonas del Campo Grande, la Rosaleda y parte de los jardines de Isabel II continuarán cerrados hasta finalizar las labores de inspección.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha recorrido esta mañana algunas de las zonas habilitadas para los madrileños y visitantes acompañado por el delegado Borja Carabante, y el concejal del distrito, Santiago Saura.

Hace 45 días, la nevada de más de 50 centímetros que trajo consigo Filomena y la helada posterior que bajó las temperaturas hasta los -10 grados dañaron gran parte del arbolado del parque más antiguo de la ciudad. El Retiro, como otros centenares de espacios verdes, se convirtieron en zonas de alto riesgo para la integridad de las personas y el Gobierno municipal decretó el cierre total de los parques y jardines el 11 de enero.

Desde este jueves, en su horario habitual (de 6 horas a 22 horas hasta abril), el 60 por ciento de las 118 hectáreas de El Retiro, incluidas las zonas deportivas, estanciales e infantiles, vuelven a estar disponibles para los usuarios, manteniendo abiertos 12 de sus 17 accesos.

Al norte, la Puerta de Hernani y la Puerta de Madrid; al este, la Puerta de O’Donnell, la Puerta de la América Española, la de Reina Mercedes, la de Sáinz de Baranda; la del 12 de Octubre, la Puerta de Herrero Palacios y la Puerta del Niño Jesús; al oeste, la Puerta del Ángel Caído, la Puerta de Murillo y la de Felipe IV.

En El Retiro aún quedan zonas cerradas que siguen siendo peligrosas por albergar numerosas coníferas muy afectadas. Se ubican en el Campo Grande, la Rosaleda y parte de los jardines de Isabel II, que permanecerán cerrados hasta que los expertos finalicen las inspecciones.

El 15 de marzo se habilitarán nuevas zonas para el disfrute de los ciudadanos y el 1 de abril la instalación estará abierta por completo, salvo las tres zonas en obras: el paseo de México, el entorno meteorológico y La Montaña de los Gatos.

El Consistorio ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los visitantes para que “respeten en todo momento” el balizamiento de los espacios restringidos. Los agentes de la autoridad podrán sancionar a todo individuo que rebase estas zonas con multas desde los 60 hasta los 600 euros.

LAS AFECCIONES

De los 17.400 árboles que hay en El Retiro, Filomena dejó secuelas, con diferentes grados de afectación, en 12.180 ejemplares, es decir, en el 70 por ciento de la masa arbórea.

Las labores hasta la fecha se han centrado en retirar ejemplares que se habían desplomado sobre el suelo y en la acometida de intervenciones en todos aquellos que suponían un riesgo de caída a corto plazo.

Los trabajos continuarán durante los próximos meses tras una reevaluación de los daños para intervenir en los árboles que presenten riesgos de caída a medio plazo o su supervivencia sea inviable. Se han retirado más de 20.000 metros cúbicos de madera, fustes, ramas y restos vegetales desde el inicio de los trabajos.

Carabante aprobó el pasado 11 de enero un decreto para suspender la apertura al público de los parques municipales y las instalaciones recreativas infantiles y deportivas existentes en la ciudad a consecuencia de los efectos del temporal. A esta resolución le complementó un contrato de emergencia que entró en vigor el 14 de enero para la contratación de 1.100 efectivos que se dedicarán intensamente hasta principios de marzo a las labores de revisión, poda y retirada del arbolado dañado, dando prioridad a las zonas más críticas para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

La plantilla se ha ampliado hasta los 3.500 operarios y se han sumado 495 medios mecánicos adicionales (plataformas móviles para poda, camiones para retirada de restos, biotrituradores) para las operaciones. Hasta 110 equipos están trabajando en estas albores en los 21 distritos de la ciudad.