Quantcast

El tribunal de los atentados de Cataluña reanudará el juicio la semana próxima

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga a los tres presuntos miembros de la célula yihadista que atentó en Barcelona y Cambrils (Tarragona) el 17 y 18 de agosto de 2017 reanudará la vista oral la semana que viene con la intención de dejarlo visto para sentencia.

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha señalado el próximo martes y miércoles para que las defensas de Mohamed Houli Chemlal, Driss Oukabir y Said Ben Iazza expongan su informe final.

El tribunal suspendió el pasado 4 de febrero el juicio hasta que dos de los abogados defensores que habían dado positivo en covid, o manifestaban síntomas del virus, se recuperaran totalmente para poder informar presencialmente.

Después será el momento en el que los acusados hagan el uso del turno de la última palabra, si así lo consideran oportuno. Tras ello, el tribunal dejará visto para sentencia el juicio que comenzó el pasado 10 de noviembre.

Previsiblemente, uno de los acusados que sí hará unas últimas declaraciones ante el tribunal será Driss Oukabir, ya que en muchas de las sesiones del juicio se le ha escuchado quejarse de lo que algunos testigos o peritos han manifestado.

También lo hizo durante la exposición de informes de algunas acusaciones, lo que llevó al presidente del tribunal, Alfonso Guevara, a regañar, una vez más, al acusado y pedirle que no interrumpiera las sesiones. Los acusados han estado siguiendo el juicio desde una sala acristalada.

DISCREPANCIAS ENTRE LA FISCALÍA Y LAS ACUSACIONES

La Fiscalía y las acusaciones particulares y populares ya han expuesto ante el tribunal sus informes finales y han explicado sus peticiones de pena. El Ministerio Público pide penas de prisión que van hasta los 41 años pero, al contrario que muchas de las acusaciones, no considera a los acusados responsables de las víctimas mortales de los atentandos.

La Fiscalía afirmó que Mohamed Houli –para quien se piden 41 años de cárcel–, Driss Oukabir –que se enfrenta a 36 años de prisión– y Said Ben Iazza –para quien sólo se interesan 8 años de cárcel– no participaron, ni pudieron hacerlo, en los atentados de Cataluña. Explicó que los dos primeros pertenecían a la célula yihadista que atacó y que Ben Iazza simplemente colaboró con ella prestando una furgoneta y documentación personal para adquirir los precursores de explosivos.

Sin embargo, ninguno de los tres acusados estaban presentes cuando los miembros de la célula, que fueron abatidos tras los atentados, decidieron cambiar sus planes y dirigirse hacia La Rambla de Barcelona y el paseo marítimo de Cambrils tras conocer que la vivienda de Alcanar (Tarragona), donde se preparaban los explosivos liderados por el imán de Ripoll (Girona) Abdelbaki Es Satty, saltó por los aires.

La mayoría de las acusaciones particulares discrepan con el Ministerio Público y creen que los acusados eran plenamente conocedores del único plan que había: «matar y dañar». Así lo dijo la abogada de los mossos d’Esquadra que resultaron heridos en Alcanar, una afirmación que han compartido casi todos los abogados que representan a las víctimas.

Las acusaciones populares ejercidas por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y la Asociación 11-M fueron las últimas en informar y reiterando su petición de pena de prisión permanente revisable para Houli Chemlal y Oukabir argumentando que ha quedado acreditado que ambos «formaban parte del plan criminal» y que la única «misión» que tenía la célula yihadista a la que pertenecían era «causar un atentado en el cual murieran el mayor número de personas».