Quantcast

Qué es un sarcoma

Un sarcoma es un tipo de cáncer que es poco frecuente y tienen su origen en las células del tejido conjuntivo, también conocido como conectivo o de sostén.

El tejido conjuntivo forma la estructura del cuerpo humano y de sus órganos y puede adoptar distintas cualidades. Esto según el tipo de células que lo formen, ya sea grasa, músculo, vasos sanguíneos, cartílagos, tendones y huesos, entre otros.

Lea TAMBIÉN: QUÉ ES LA REFERENCIA CATASTRAL

El sarcoma mayormente se divide en los llamados sarcoma de esqueleto, que es el tipo de cáncer más común y se llama osteosarcoma. También se encuentra el sarcoma de tejido blando.

Dichos tumores pueden manifestarse en cualquier parte del cuerpo: piernas, brazos, tronco, cabeza, cavidad abdominal y órganos internos.

El sarcoma tiene una característica peculiar y es que representan aproximadamente el 1% de todos los cánceres. O sea no es muy común.

Puede aparecer a cualquier edad sin tener o no historial médico en la familia sobre ello y los afectados son adolescentes, adultos jóvenes o niños por igual.

Sarcoma y las causas que lo generan

Sarcoma y las causas que lo generan

La mayoría de los casos de sarcoma que diagnostican no están asociados a ningún factor de riesgo conocido de tipo genético o relacionado con el estilo de vida. Por lo tanto, son esporádicos , es decir poco comunes.

Se dice que únicamente en un porcentaje muy bajo de estos tumores se han hallado ciertos factores de riesgo:

  • Presencia de enfermedades raras hereditarias: especialmente, la neurofibromatosis y la enfermedad de Von Recklinghausen, que están vinculadas con algunos tipos de sarcomas.
  • Pacientes que han recibido radioterapia: que tienen más riesgo de desarrollar sarcomas. En estos casos el cáncer suele ser muy resistente al tratamiento.

Sarcoma de tejido blando

Sarcoma de tejido blando

Se dice que el sarcoma de tejido blando tiene más de 50 subtipos diferentes, dependiendo del tejido en el que se origine el tumor. Algunos poseen características específicas que determinan el tratamiento. Sin embargo, la gran mayoría recibe la misma terapia independientemente del subtipo al que pertenezca.

En cuanto a las causas del sarcoma de tejido blando , no se sabe con certeza que es lo que produce este tipo de cáncer. En general, el cáncer hace presencia cuando las células tienen mutaciones en su ADN.

Los errores hacen que las células crezcan y se dividan sin control, de esta manera van acumulando células anormales y crea un tumor. Este se vuelve invasivo y crece de forma que invade las estructuras cercanas, haciendo además que las células anormales pueden extenderse a otras partes del cuerpo.

El tipo de célula que presenta la mutación genética determina qué tipo de sarcoma de tejido blando presenta el paciente.

Si mencionamos los tipos de sarcoma de tejido blanco se encuentran:

  • Angiosarcoma
  • Dermatofibrosarcoma protuberante
  • Sarcoma epitelioide
  • Tumor del estroma gastrointestinal
  • Sarcoma de Kaposi
  • Liomiosarcoma
  • Liposarcoma
  • Tumor maligno de la vaina de los nervios periféricos
  • Mixofibrosarcoma
  • Rabdomiosarcoma
  • Tumor fibroso solitario
  • Sarcoma sinovial
  • Indiferenciado (sarcoma pleomórfico)

Cáncer de esqueleto

Cáncer de esqueleto

En cuanto al sarcoma esquelético, y según el Grupo Español de Investigaciones en Sarcomas, este cáncer aparece en las extremidades, mayormente cerca de las articulaciones. El lugar del cuerpo más afectado son los huesos cercanos a las rodillas.

Los sarcomas del esqueleto suelen subdividirse en tres grandes tipos:

  • Osteosarcoma. Se deriva del tejido genuinamente óseo.
  • Condrosarcoma. Se origina en los cartílagos.
  • Fibrosarcoma. Se desarrolla a partir de la parte fibrosa de los huesos.

Es preciso recordar que los sarcomas también pueden clasificarse en dos estados diferentes. Los que están en fase localizada y los que están diseminados y son estos los que presentan metástasis a distancia.

Síntomas y tratamiento

Síntomas y tratamiento

En cuanto a los síntomas para diagnosticar un sarcoma , mayormente se sospecha tras la aparición de una masa de tejido que sea palpable. Sin embargo, estos tumores están a menudo situados profundamente y muchas veces no son tan fáciles de palpar.

Dichos bultos no suelen causar dolor en el paciente y pueden crecer de forma muy rápida. Sin embargo, cuando los tumores aumentan de tamaño el dolor puede manifestarse, esto debido a que la masa hará toda la presión sobre los músculos y terminaciones nerviosas.

En algunos casos, los sarcomas pueden comprimir los órganos que rodean la zona afectada.

En cuanto a los tratamientos y como es una enfermedad de baja incidencia pero compleja, los especialistas recomienda tratar y recibir tratamiento en centros especialmente dedicados a los tumores.

Cuando el sarcoma no presenta metástasis, las opciones terapéuticas son:

  • Cirugía. El especialista debe conseguir extirpar el tumor con tejido sano alrededor para garantizar unos márgenes de resección libres de células tumorales.
  • Radioterapia y quimioterapia. Es el complemento del tratamiento principal y no siempre se utilizan. Dependiendo del tipo de sarcoma, se administran antes o después de la cirugía para mejorar sus resultados.

En caso que el sarcoma presente metástasis, algunos recurren a cirugía pero solo es eficaz en algunos casos. Algunas metástasis se pueden extirpar con la intención de curar al pacientee pero es solo en escasos casos.

Otra opción es la quimioterapia y esto para tratar de dar tratamiento ya que la cirugía es imposible.