Quantcast

Siete casos que demuestran que los animales también sienten

El 10 de diciembre se celebra, aparte del Día Internacional de los Derechos Humanos, el Día -también en todo el planeta- de los Derechos de los Animales. No sabemos si esta coincidencia de fechas se decidió a propósito, pero está claro que muchas veces nos olvidamos de que tenemos mucho más que ver con ellos de lo que nos creemos. Se hace indispensable, por tanto, jornadas de concienciación como esta.

De hecho, y según estudios recientes, los animales son también capaces de sentir y de sufrir dolor, como nosotros. Ya no hablamos de percepciones: lo ha confirmado la ciencia. Cuando pisoteamos y nos saltamos los derechos de los animales estamos atentando contra unos seres vivos que sienten y padecen como nosotros. De ahí la necesidad de promover días así que ayuden a mejorar nuestra empatía con ellos.

Los animales tienen sentimientos.

Si todavía no te lo crees del todo, en QUÉ! te vamos a dejar unos cuantos ejemplos con comportamientos animales tremendamente similares al de los humanos. Así podrás comprobar que estos seres vivos también se emocionan, sienten el duelo, se deprimen… Atento a la lista: ¡algunos casos te dejarán con la boca abierta!

BALLENAS, ANIMALES QUE HACEN DUELO

Hasta estas grandullonas, sí, tienen sentimientos. Al menos así lo aseguraban en ‘Blue Planet II’, un documental de la prestigiosa BBC. En una de las escenas del mismo se veía a una ballena que cargó durante kilómetros con su cría fallecida. Esto, a priori, podría considerarse como una forma de duelo, y el comportamiento del resto de los integrantes del banco así lo confirmaba.

El famoso divulgador David Atterborough, que hacía la voz en ‘off’ del documental, así lo explicaba: “Las ballenas piloto tienen un gran cerebro. Ciertamente pueden experimentar emociones. A juzgar por el comportamiento de los adultos, la pérdida del bebé ha afectado a toda la familia”.

Los animales también hacen duelo, y las ballenas son un ejemplo.