Quantcast

El motivo por el que Hacienda recaudará este año menos con el sorteo de ‘El Niño’

Hacienda recaudará este año con el gravamen del sorteo del Niño 4,5 millones de euros menos que el año pasado, debido a que desde el 1 de enero se ha duplicado hasta los 40.000 euros el mínimo exento de tributación, según estimaciones de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

El fisco ingresará 19,5 millones de euros siempre que se vendan todos los décimos del primer y segundo premio.

Este sorteo especial se repartirán 700 millones de euros, de acuerdo a los datos facilitados por la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (Selae), y solo se gravan los dos primeros premios, que ascienden a 200.000 y 75.000 euros, respectivamente. De esta manera, la pérdida de recaudación por cada uno de los décimos afortunados con los dos primeros premios será de 4.000 euros y con los del tercer premio, que este año no tributa, de 1.000 euros, por lo que los afortunados recibirán en este caso los 25.000 euros íntegros.

Gestha pide al Gobierno que envíe a las Cortes un proyecto de ley para la supresión de las nuevas cuantías exentas del gravamen especial sobre los premios de determinadas loterías y apuestas del Estado que se aplicarán también a los premios de las comunidades autónomas, de la Cruz Roja y de la ONCE, que este año se duplicarán y provocarán una pérdida anual de recaudación superior a los 100 millones de euros.

Los técnicos de Hacienda consideran que no existe ninguna razón económica ni fiscal que justifique que no tributen los mayores premios de loterías, apuestas y juegos autorizados a estos organismos, así como que los premios por debajo de los 2.500 euros podrían permanecer exentos, volviendo a los límites vigentes entre 2013 y el 4 de julio de 2018.

Al día de hoy, Gestha señala que los agraciados que compartan un premio superior a los 40.000 euros tendrán que pagar a Hacienda el 20% de su participación, pese a que ésta sea inferior a esa cifra, ya que el gravamen se exige sobre la parte que supere dicha cantidad del décimo premiado, siendo indiferente cómo y cuánto esté participado.

Cambiar la Ley del Impuesto sobre Sociedades

Los técnicos reconocen que el aumento del mínimo exento resta atractivo a las malas prácticas de quienes desvían el cobro de premios a fundaciones y entidades parcialmente exentas o empresas en pérdidas, pero insisten en que para acabar con el fraude no hay que aumentar las exenciones y bajar los impuestos, sino combatir la elusión mediante una mejor investigación.

(SERVIMEDIA)