Quantcast

‘GH VIP 7’: el Maestro Joao confiesa que sufrió abusos sexuales de pequeño

De entre todas las cosas que pasaron en la gala de este martes de ‘GH VIP 7’ hay una que destaca por encima del resto por su terrible dureza.

El Maestro Joao, que esta semana era el encargado de dibujar la ‘curva de la vida’, no dudó en compartir con la audiencia cómo fue su infancia: unos años marcados por las drogas y por los abusos sexuales.

Joao comenzaba el repaso a su vida asegurando que tuvo «una niñez pobre, pero no era infeliz, era solamente pobre… Vivíamos en una chabolas en el barrio San Pascual, no teníamos ni cuarto de baño… Pero yo era feliz, vivíamos en lo que luego se llamó el Barrio de la Alegría… Mi padre era mi padre, pero mi madre y mi padre fueron mi madre… Mi padre estaba en casa, pero no, la que luchaba era mi madre…», aseguraba.

Uno de los momentos más duros fue cuando relató un episodio de abusos sexuales de niño: «Empecé a trabajar a los 13 años y me fui a la vida… Había una persona que era un poco conocida y esa persona abusó de mí. Yo tenía 14 años y él unos treinta y tanto, se dedicaba a la canción. Falleció hace tiempo (…) Era la calle General Ricardos, en aquel sitio, que era un sitio muy oscuro… Entré en un sitio muy oscuro y me empujó, nunca he relatado ese hecho a nadie… Yo llevaba un peto vaquero con un blusón encima», relataba.

Sobre su pasado de excesos confirmaba que «yo era un exceso en sí, si se inventaba un exceso yo ya lo había probado… Sí he tenido problemas con las drogas, yo he llegado a desayunar whisky… Hacía actuaciones, cantaba, bailaba, tenía cierto éxito pero como dicen lo que se gana cantando, cantando se va… Creo que quería olvidar todo y tener una vida que no era la mía, quería volar», afirmaba.

«El amor me llegó de manos de una persona que falleció, fue mi gran amor… Él me ayudó muchísimo, lo he amado 20 años de muerto, hasta que llegó a una persona que me ha pedido que no lo nombre… Daría mi vida ahora mismo por ese hombre… Tras una gala me dejó para siempre, era la feliz más grande, pero fue terrible porque yo le había hecho un daño enorme… Me dijo que tanto me has ayudado has hecho que casi me quiera tirar por la ventana tantos días… He querido morirme tantos días y Dios no me lo ha concedido… Volvería con él, le daría mi vida… Después de él no hay más… Cuando una persona que no está en este medio se ve acusada, se ve criticada, acusado, se dijeron cosas que no eran verdad… No me tenía y yo era el culpable de todo y eso tampoco me lo voy a permitir nunca… Ni siquiera le pido a Dios que me perdone porque le hice tanto daño… Qué me castigue el día que me vaya», concluía.