Quantcast

Un hombre se hace pasar por un jeque, estafa 8 millones, y le pillan por comer cerdo

Anthony Gignac, un hombre originario de Colombia, se hizo pasar durante décadas por un acaudalado jeque árabe y gracias a su engaño logró estafar unos ocho millones de euros, pero su estafa no acabó bien.

Este viernes, Gignac, residente en el estado norteamericano de Florida, fue sentenciado a 18 años y medio de cárcel por suplantación de identidad y fraude electrónico, entre otros cargos.

El detenido se hacía pasar por un diplomático y se valía para ello de placas y documentos oficiales falsificados, así como de insignias manipuladas del Servicio de Seguridad Diplomática. Tanto él como su séquito de guardaespaldas solían vestir atuendos tradicionales sauditas.

«Gignac se ha presentado a sí mismo como un príncipe saudí (Khalid bin Al-Saud) para manipular, victimizar y estafar a innumerables inversores de todo el mundo», afirmó en un comunicado el fiscal federal del Distrito Sur del estado de Florida, Fajardo Orshan.

El arrestado de 48 años, nacido en Bogotá, cometió sus primeros fraudes a la edad de 17 años haciéndose pasar por el príncipe Khalid bin Al-Saud, desde entonces ha sido condenado en 11 ocasiones.

Su pasión por la carne, le jugó una mala pasada.

En marzo de 2017 Gignac invirtió en un hotel de lujo en Miami. Durante el transcurso de las negociaciones, uno de sus socios vio cómo ‘el jeque’ degustaba jamón, tocino y otros productos derivados del cerdo y prohibidos por la religión musulmana.

Fue entonces cuando uno de los implicados en la operación pidió a su equipo de seguridad que investigaran a Gignac, lo que finalmente derivó en una investigación federal que concluyó con su detención