Quantcast

La UPAL detecta más de cien casos de absentismo y ocho de acoso escolar en sus dos años de trabajo en colegios

Los agentes de esta unidad especializada han realizado, dentro de la campaña Zona Libre de Acoso, más de 200 charlas y obras de teatro en los centros educativos de la capital para concienciar de la necesidad de denunciar los casos de bullyng

 

La Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria ha detectado más de cien casos de absentismo y ocho supuestos casosde acoso escolar desde el otoño de 2017, cuando los agentes de la Unidad de Protección y Acompañamiento (UPAL) pusieron en marcha la campaña Zona Libre de Acoso, un proyecto del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para la concienciación de la comunidad escolar en la ciudad.

Esta campaña está dirigida a combatir el acoso escolar o bullying, pero también el absentismo, entre el alumnado y son los agentes de la UPAL los que se encargan de promover la misma por los colegios de la capital grancanaria. Para fomentar el compañerismo entre el alumnado y concienciar de la necesidad de denunciar los casos de acoso, la UPAL ha desarrollado dos campañas, una a través de charlas en los centros y otro mediante la representación de obras de teatro que abordan estos casos. En los dos últimos cursos escolares se han llevado a cabo 216 intervenciones de este tipo, 196 charlas en colegios y 20 representaciones teatrales.

Gracias a esta iniciativa municipal la Policía Local ha podido detectar cien casos de absentismo escolar entre menores de los cinco distritos de la ciudad, 65 casos en el curso 2017-18 y 35 casos es en presente curso 2018-19.

Además, los agentes de la UPAL, tras la campaña de concienciación entre el alumnado, y relacionado también con varios casos de absentismo, se detectó ocho supuestos casos de acoso escolar en diferentes centros de Las Palmas de Gran Canaria. En estos casos los policías recomiendan siempre a los padres que se pongan en contacto con el Gobierno de Canarias para que active el Protocolo de Acoso Escolar de la Consejería de Educación, que en casos de esta índole ofrece asesoramiento legal, psicológico y educativo a las víctimas y a sus padres o tutores.

El trabajo de las Zonas Libres de Acoso que promueve el Ayuntamiento a través de la UPAL, se aborda desde una doble perspectiva, contando primero con el interés del profesorado para terminar involucrando al alumnado. Los agentes trabajan directamente con cada alumno o alumna que quiera afrontar ese reto y convertirse en mediadores, convirtiéndose en agentes activos dentro de su espacio de actuación. Se trabaja tanto con las posibles víctimas de acoso, como con la persona acosadora. Los policías intervinientes en el proyecto lo hacen desde la figura del agente tutor, figura clave para el éxito de este proyecto.

Además de las intervenciones con escolares en sus centros educativos, los policías de la UPAL actúan con menores en todos los ámbitos de la sociedad, impulsando la prevención de éstos ante el absentismo escolar, el consumo de alcohol, el uso de las redes sociales, la violencia doméstica o la comisión de delitos. Desde el otoño de 2017 hasta este mes de mayo los policías locales han intervenido con 396 menores en multitud de casos como los reseñados anteriormente. Entre estas intervenciones destacan varias en las que la UPAL localizó hasta a 10 menores en diferentes días, en locales en los que se consume alcohol y shisha. También se han producido numerosas identificaciones de menores consumiendo alcohol en la calle o en eventos festivos como el Carnaval, que en todos los casos acabaron con su entrega a los padres o tutores.

Otras intervenciones destacadas de la UPAL con menores han sido las identificaciones de cinco menores en el interior de locales de apuestas de la ciudad, lo que supuso la denuncia policial de dichos establecimientos por incumplir la ley que prohíbe el acceso de menores a este tipo de negocios.