Quantcast

Ucrania ha devaluado un 25% su moneda

El Banco Nacional de Ucrania (BNU) ha fijado un nuevo cambio oficial de 36,5686 grivnas por dólar, lo que supone una devaluación del 25% respecto del cruce oficial que el país había mantenido desde el comienzo de la guerra, según ha informado la institución, que ha endurecido sus medidas para proteger las reservas de divisas del país.

El banco central ucraniano ha explicado su decisión por el cambio en los parámetros fundamentales de la moneda ucraniana durante la guerra y el fortalecimiento del dólar, señalando que la medida mejorará la competitividad de los productores ucranianos, hará converger las condiciones del tipo de cambio para diferentes grupos de empresas y hogares y apoyará la resiliencia de la economía durante la guerra.

Asimismo, ha defendido mantener un tipo de cambio fijo con el dólar ante las condiciones de gran incertidumbre causadas por la guerra, señalando que el tipo de cambio fijo respecto del ‘billete verde’ es el principal ancla para estabilizar las expectativas y la herramienta clave para alcanzar los objetivos prioritarios del BNU, que pasan por mantener la estabilidad financiera y de precios.

Además, ha asegurado que las reservas internacionales de Ucrania son suficientes para garantizar la estabilidad del tipo de cambio, teniendo en cuenta la perspectiva de recibir ayuda financiera internacional, el establecimiento gradual de la logística de exportación, el aumento de las ventas de los exportadores y la disminución prevista de la demanda de divisas después de la ajuste del tipo de cambio.

“El mecanismo de tipo de cambio fijo es el estabilizador de la economía en las condiciones actuales”, ha asegurado el gobernador del BNU, Kyrylo Shevchenko, para quien el nuevo nivel del tipo de cambio se convertirá en el ancla de la economía y la hará más resiliente en tiempos de incertidumbre.

“Mantener el tipo de cambio fijo permitirá al BNU mantener el control sobre la dinámica de la inflación y respaldar el funcionamiento ininterrumpido del sistema financiero. Esta es la condición clave para el funcionamiento estable de la economía, que es vital durante la guerra”, ha afirmado.

Asimismo, el banco central ucraniano estima que cambiar el tipo de cambio aumentará las entradas, y por lo tanto las ventas, de ingresos en moneda extranjera por parte de los exportadores, minimizará el comportamiento especulativo de los participantes del mercado y permitirá estabilizar las expectativas del tipo de cambio.

Para equilibrar la oferta y la demanda en el mercado de divisas, la entidad ha anunciado que adoptará algunas medidas adicionales dirigidas a “minimizar la asignación de reservas internacionales a gastos no prioritarios en tiempos de guerra”.

“El BNU está vigilando de cerca la estabilidad del tipo de cambio y tomando las medidas necesarias para equilibrar el mercado de divisas”, ha añadido Shevchenko, subrayando que todas las restricciones impuestas al comienzo de la guerra son temporales.