Quantcast

Cómo limpiar las persianas por fuera

Llega el verano, y es momento de hacer una gran limpieza a fondo de la casa, lo cual va a incluir las persianas, inclusive por la parte de afuera y puede resultar ser una de las actividades más engorrosas del hogar, especialmente si las queremos desmontar.

Pero tu tranquila, que en este artículo te venimos a explicar un método fácil y rápido para que puedas limpiar las persianas por la parte de afuera desde dentro de la casa sin que tengas que desmontarlas y sin que tengas que hacer esfuerzos sobre humanos, así que quédate con nosotros unos minutos y entérate de cómo se hace.

¿Qué es lo que debemos hacer?

¿Qué es lo que debemos hacer?

Lo primero es dejar la preocupación, en caso de que no tengas mucha experiencia limpiando persianas, o que pienses que no tienes los artefactos que son necesarios para llevar a cabo esta labor, porque aquí te vamos a explicar lo que tienes que hacer para limpiar las persianas por fuera, aunque siempre tendrás la opción de contratar un servicio de limpieza de persianas en un solo día, pero te costara un dinerito.

Pero no te vamos a mentir, la tarea puede volverse un poco incómoda si las persianas están situadas a mucha altura, dificultándose el acceso a las mismas, y puede ser que hayan recogido más polvo y suciedad de lo normal, debido a las constantes ráfagas de vientos que ocurran en la zona donde vives, pero, para todo hay una solución.

¿Qué productos de limpieza debo utilizar?

Esta decisión va a depender del material del que estén fabricadas tus ventanas, aunque de manera general, se encuentran fabricadas con materiales sintéticos, como el plástico PVC, el vinil, la madera, el aluminio o la tela. Las que son de madera resultan las más delicadas que las que tienen un origen sintético, de modo que el tratamiento para limpiarlas será diferente, y te vamos a explicar el tipo de artículo que puedes utilizar dependiendo del tipo de persianas que tengas en casa.

  • Persianas fabricadas en madera: no vayas a usar limpiadores con químicos, porque seguramente dañarán las tablillas, manchándolas y decolorándolas. Lo que debes usar es un paño húmedo en agua tibia con alcohol, con lo cual evitarás el daño y el maltrato y si ya lo están, puedes contratar un servicio de reparación de persianas.
  • Persianas fabricadas en aluminio o en metal: puedes comprar un detergente de los que hay en el mercado que son especiales para limpiar persianas elaboradas con este material, o también puedes usar lo que te explicamos antes, del agua tibia con el alcohol, con ello evitarás decolorarlas o mancharlas.
  • Persianas fabricadas en PVC: este material es bastante resistente, así que podrás usar una solución elaborada con agua y el jabón que usas para lavar la vajilla, normalmente resulta ser lo más efectivo para limpiar estas superficies y quitarles todo lo que se les haya adherido.
  • Persianas fabricadas de tela: en este caso, lo que debes usar es un detergente para lavar la ropa en una solución con agua, para que protejas el tejido.

¿Qué artículos debo tener a la mano mientras hago esta tarea?

Junto con los artículos que vayas a utilizar para la limpieza, debes tener a la mano un destornillador, suficientes bayetas o paños para limpiar, un cepillo que tenga las cerdas suaves, y una aspiradora de mano.

¿Cada cuando tiempo se deben limpiar las persianas?

¿Cada cuando tiempo se deben limpiar las persianas?

Lo recomendable, para que no se acumule tanto sucio por la parte de afuera, es que lo hagas cada seis meses, en cuanto a la parte de adentro de las persianas, será suficiente con que las repases de vez en cuando con un plumero, o con una bayeta húmeda en las hileras, en cada oportunidad en la que vayas a limpiar las ventanas, para que todo el conjunto se vea limpio y ordenado.

Si las persianas no están demasiado altas, probablemente no necesites de ningún otro artículo para realizar la limpieza, pero si no logras alcanzar el nivel superior, entonces requerirás de una escalera firme, para que el procedimiento sea más seguro para ti.

¿Cómo se puede limpiar una persiana por fuera, pero desde adentro?

En caso de que la persiana no sea desmontable, o no lo puedas hacer tú, despreocúpate, porque lo único que necesitas es poder desmontar el tambos que está ubicado en la sección superior de casi todas las persianas, debido a que allí es donde se enrolla la persiana cuando halamos las cuerdas para abrirla, y puedes ir subiendo la persiana poco a poco, aprovechando esa posición superior para limpiar listón por listón.

¿Qué debo hacer para quitar el tambor superior?

Lo primero es buscar una escalera bastante firme y segura, y subirte en ella, a continuación lo que debes hacer es:

  • Dejando la persiana abajo, quieta la parte inferior del tambor superior, puede ser que se encuentre atornillado, así que ten el destornillador a mano y remueve los tornillos.
  • Quitar la tapa halándola hacia abajo. Es normal que el cajón se encuentre bien adherido a l la pared, así que tienes que comenzar por empujar poco a poco por el lado izquierdo.
  • Hala hacia abajo con la mano izquierda, mientras que con la derecha debes ir haciendo presión hacia arriba con la finalidad de aflojar la tapa. Debes ser cuidadosa con la fuerza, porque podrías partir la tapa, así que ve con cuidado.
  • Una vez desprendida la tapa y el tambor, aprovecha para limpiar su interior, usa la aspiradora de mano primero y si tienes una boquilla de aspiración pequeña o con un cepillo, mucho mejor luego pasa una bayeta húmeda con el producto de limpieza que hayas escogido después, para que no quede nada de suciedad.
  • Terminada esta labor, lo que tienes que hacer es ir recogiendo la persiana poco a poco, lo que te va a permitir limpiar los listones por separado de manera sencilla, con el mismo procedimiento, aspiradora primero y bayeta después.
  • Cada vez que termines de limpiar un listón, asegúrate de secarlo con un paño de microfibra, que es el más absorbente y te hará la labor más sencilla.
  • Sigue enrollando poco a poco la persiana hasta que hayas logrado limpiar todos los listones, hasta que esté completamente enrollada, luego bájala y deja que los restos de humedad se sequen antes de volverla a enrollar.
  • Coloca el tambor y la tapa en su lugar.

Ciertamente, teniendo a mano lo que se necesita y con los conocimientos apropiados, la labor es mucho más sencilla y tardarás menos tiempo en limpiar las persianas por fuera de lo que habías pensado, sin tener que hacer grandes esfuerzos.