Quantcast

Consejos para no acumular ropa en los armarios

No hay secretos para dejar de acumular ropa, solo basta con saber qué es esencial y que ya no lo es. Solo basta con conocer cuáles son las prendas necesarias y cuáles ya no tanto, y tener en cuenta que no debemos acumular nada que no usemos.

Es básico, tener los armarios plenamente organizados y con las prendas fundamentales. Por lo tanto , ten en cuenta que no hay que guardar opciones que sean de temporadas antiguas, o de prendas que tengan manchas o que sepas que ya no te quedan más.

LEA TAMBIÉN: ROPA DE ESTILO FEMENINO Y NUEVAS TENDENCIAS EN DORINA BOUTIQUE

La idea es no acumular ropa innecesario y que ocupes ese espacio en otras prendas que requieran atención o le des paso a las nuevas que van llegando.

Sin importar cuántas piezas consideres en la lista de favoritas o necesarias, debes saber que no todo se puede guardar, pues las temporadas son cambiantes y si eres una de las que compran compulsivamente, no tendrás espacio. Acumular ropa no será nada beneficioso.

La idea es el orden, conservar lo necesario, tirar lo que ya no funcione y donar lo que consideres que puede tener segunda opción. También aplica venderlos por aplicaciones de segunda mano.

Cero acumular ropa y darle pase a lo nuevo

Cero acumular ropa y darle pase a lo nuevo

Acumular ropa no es beneficioso y las razones son claras. Acumulas todo lo que no funciona, saturas el espacio y lamentablemente abandonas piezas relevantes.

Es tiempo de organizar y puedes hacerlo cero estrés al conocer que hay prendas que guardas y que son atemporales. También debes entender que hay prendas que deben dejarse ir, por más que un jersey sea favorito, y este es de hace 5 temporadas, es tiempo de descartar.

También la organización del armario se hace sencillo cuando aprendes a diferenciar las prendas que «no caducan» y que sin importar el tiempo permanecen. Como es el caso de un jean negro o chaqueta negra, básicos que debes considerar.

Los cambios son buenos y más cuando hablamos de no acumular ropa, así que tal como lo mencionamos, te dará espacio a nuevas temporadas. Otras opciones , más color y atrevimiento e incluso nuevos looks con los que podrás jugar de día o de noche.

Para que el proceso no sea tan tedioso, a continuación te mostraremos una lista de opciones de prendas que debes dejar en el cambio de armario SI O SI.

Prendas que debes dejar en el armario

Prendas que debes dejar en el armario
  • Ropa denim. El denim es uno de los mayores aliados que puedes encontrar en tu armario. Jeans, cazadoras, minifaldas, cualquier prenda denim es atemporal y, si es de buena calidad, puedes customizar para usarla con diferentes estilos temporada tras temporada. Así que estas permanecen en el cambio de armario.
  • Chalecos. Los chalecos son una de esas prendas que, aunque pasen muchos años, siguen en nuestro armario y nos ayudan a crear algunos de nuestros mejores looks. De cuero, vaqueros, antelina, punto… diferentes tejidos para diferentes estilos. Un punto retro, una prenda que se convierte de forma muy sutil en el centro del outfit y le da ese matiz trendy que le faltaba para ser ideal. Se queda en el cambio de armario (si así lo deseas).
  • Wrap dress. Son los famosos vestidos que vuelven cada dos temporadas para convertirse en los protagonistas del verano. Es interesante tener uno de buena calidad con líneas simples para retomarlo siempre que te apetezca. Estos vestidos son versátiles de por sí, pero si además los combinas con distintos complementos, las posibilidades son infinitas.

Adiós al acumular ropa y bienvenida las prendas nuevas

Adiós al acumular ropa y bienvenida las prendas nuevas

Así que este proceso debe tomarse en calma y cero estrés. Recuerda que hay cosas de las que todos debemos desprendernos para dar paso a lo nuevo.

Así que toma nota de los consejos básicos para dejar de acumular ropa y sin complicación:

  • Empieza por lo fácil. La ropa debe ser el primer paso, porque estamos más hechos a la idea de desprendernos de ella. No hay que acumular más de 30 camisetas negras o grises o de diferentes colores. Las básicas serán más que suficientes.
  • Conserva lo que te hace feliz. La clave es trabajar para identificar aquello que verdaderamente produce dicha, si un vestido corto te hace feliz entonces guárdalo. Si un gorro o unas zapatillas te gustan como te lucen siempre, entonces guarda sin problemas. El cambio de armario no es un duelo, así que disfruta el proceso y conserva lo que realmente te haga feliz (solo lo puntual).
  • Organización. Abre nuevos espacios, organiza bien las prendas y date el lujo de admirar lo nuevo.
  • Elimina todo aquello que esté manchado, roto o sepas que ya no te queda. También envía a otro sitio la ropa que tienes pendiente por acomodar o aquella que ya ha pasado de tiempo.
  • No compres prendas de forma impulsiva, recuerda que acumular ropa que no usarás tampoco es bueno.