Quantcast

Jato amplía sus soluciones para respaldar el auge de los vehículos comerciales en Arabia Saudí

El Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCG) y, en particular, Araba Saudí se está convirtiendo en un centro clave para la producción de automóviles nuevos y desarrollo de nuevas tecnologías, según la última investigación de Jato.

Con un tamaño de mercado equivalente al de México o España, e incluso más grande que el de Turquía e Indonesia, el GCC representa una gran oportunidad para todos los OEM (fabricantes) y OES (proveedores) que busquen expandir sus negocios.

El equipo de Jato en el Medio Oriente, con experiencia en investigación de mercado e inteligencia comercial automotriz, ha estado trabajando en una nueva solución que responde rápidamente a los eventos del mercado y asegura la recopilación de información actualizada. Esto permite proporcionar equipos estándar y datos para 1.318 artículos en el mercado de turismos y 1.139 en el de vehículos comerciales ligeros.

La solución de incentivos de Jato tiene en cuenta la estructura de precios de Arabia Saudí. Estas características funcionan no solo para el mercado saudí, sino también para el resto del CCG, ya que comparten las mismas especificaciones, estructura de precios e impuestos.

Jato está realizando actualmente un proyecto ‘ad-hoc’ basado en compras misteriosas, análisis de datos e informes para importadores locales y fabricantes en las regiones de Medio Oriente y África del Norte.

EL MERCADO EN ARABIA SAUDÍ

El año pasado, durante la pandemia, las ventas de vehículos nuevos en el mercado de GCC contabilizaron más de 835.000 unidades, lo que lo convierte en el decimonoveno mercado más grande del mundo. Este año, hasta julio, los seis países que componen esta región vendieron más de 570.000 vehículos nuevos, por detrás de México, Australia y España.

Con el 57% de este total, Arabia Saudí es sin duda un protagonista de este auge. «El Reino de Arabia Saudita juega un papel importante en el intento de la región de convertirse en líder de la industria», comentó Vassilios Dais, presidente de Jato para Oriente Medio y África.

En el marco del plan «Visión 2030», el Gobierno saudí tiene como objetivo producir más de 300.000 vehículos en el país entre 2020 y 2030 y para ello ya están tomando medidas.

Se están llevando a cabo negociaciones entre Lucid Motors, el fabricante emergente de vehículos eléctricos estadounidense, y el Gobierno saudí para construir una fábrica de vehículos eléctricos en el país.

Toyota, líder del mercado tanto en el país como en la región, también firmó un memorándum de entendimiento para realizar un estudio de viabilidad para el establecimiento de una planta de fabricación de vehículos.

Esto se suma a la planta que ya opera el fabricante japonés Isuzu, con una capacidad de 25.000 unidades al año. Otros tres fabricantes mundiales tienen instalaciones de producción de vehículos comerciales pesados: Mercedes, Volvo y MAN. La producción total actual de los cuatro OEM está en el rango de 12.000 unidades y se espera que alcance las 39.000 para 2022.