Quantcast

Madrid tacha de «error» el documento sobre vacunas para congregaciones religiosas en diciembre

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha señalado que se trata de un «error» el documento que asegura que se vacunó a través de Cruz Roja a órdenes religiosas en diciembre de 2020, ya que ese mes solo se recibieron 1.290 dosis que se pusieron «en una residencia pública, una privada y otra concertada».

Así ha respondido el titular de Sanidad madrileño al ser preguntado por la información adelantada por la ‘Cadena Ser’ en la que la Asociación Madrileña de Enfermería denuncia que la autonomía inoculó en diciembre de 2020 1.585 vacunas a congregaciones religiosas.

«Comenzamos esa vacunación de esas órdenes religiosas que son residencias y que no estaban en nuestro registro, pero son personal vulnerable, cuando llevábamos cerca del 90% del resto vacunado», ha defendido Escudero, quien sitúa ese arranque en el mes de marzo de 2021. «Ese dato es una confusión», ha insistido.

Al hilo, ha explicado que el dato que aparece en el documento del Portal de Transparencia es el de «todo lo administrado en 2020» y que cuando arrancó la inmunización en esos centros religiosos «ya estaban dentro del protocolo porque son recursos residenciales donde viven mayores vulnerables».

Por su parte el presidente de la Asociación Madrileña de Enfermería, Víctor Jiménez, ha señalado que solicitaron esta información al Portal de Transparencia porque querían conocer cuántas vacunas y donde administraron desde Cruz Roja, «tras la firma de un contrato que no se entendía, y que ya se criticó en su momento, porque la Sanidad Pública tenía la capacidad con refuerzo para afrontar la campaña de vacunación».

«Nuestra sorpresa fue encontrar que se haya vacunado en diciembre a congregaciones religiosas porque ese contrato no fijaba esos lugares, que no son residencias ni centros sociosanitarios, que eran la prioridad. La Comunidad ha puesto como excusa que se trata de centros con residentes, pero no puede ser así porque están perfectamente separados en el documento de los geriátricos», ha indicado.

Jiménez ha criticado el «trato diferenciado» a los religiosos que viven en congregaciones y conventos, cuando los madrileños de a pie mayores de 80 años «tuvieron que esperan hasta finales de febrero y marzo para poder ser inmunizados, y además tuvieron que trasladarse a centros y hospitales para ello; no fueron a su casa con la dosis como a estas congregaciones». «Es llamativo este trato especial y rocambolesca la situación, lo mires por donde lo mires, a no ser que el objetivo fuera evitar el control por parte de los servicios sanitarios públicos», ha apuntado.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Sanidad han indicado que la vacunación contra el coronavirus en residencias de mayores comenzó el 27 de diciembre de 2020 en tres geriátricos y continúo durante los meses de enero, febrero y marzo de 2021 contando con equipos de vacunación de Atención Primaria y Cruz Roja formados por la Dirección General de Salud Pública.