Quantcast

CDR: El éxito del paquete climático Fit for 55 de la CE depende de la participación de ciudades

El Comité de las Regiones (CDR) ha afirmado que el éxito del paquete climático ‘Fit for 55’ de la Comisión Europea, que ha aprobado este miércoles y que pretende reducir las emisiones de carbono de la UE en un 55 por ciento para 2030, depende de la participación de ciudades y regiones.

El CDR ha trasladado en un comunicado que, en concreto, han pedido que las normas nuevas y actualizadas «aseguren un papel central y garanticen una financiación directa» para las ciudades y regiones que tienen competencias legales y proximidad a las personas en la transición hacia la neutralidad climática.

Por su parte, el presidente del Comité Europeo de las Regiones y Gobernador de la Región de Macedonia Central (Grecia), Apostolos Tzitzikostas, ha valorado que «la transición de Europa hacia la neutralidad climática solo se logrará si sitúa las necesidades de las personas en su centro, tiene en cuenta las especificidades de cada territorio y no deja atrás a ninguna persona ni región».

«Debemos empezar por reducir la burocracia, garantizando que los gobiernos locales y regionales de Europa tengan acceso directo a los fondos de la UE», ha añadido, al tiempo que ha afirmado que Europa necesita «una recuperación ecológica y justa que haga frente a la emergencia climática, fomente la resiliencia, apoye la innovación y cree empleo local». En este sentido, ha señalado que donde tengan competencias, deben «capacitar» a las ciudades, regiones y a todos los ciudadanos para acelerar la transición verde.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSE/ES), presidente de la comisión ENVE del CDR y del grupo de trabajo Green Deal Going Local, ha señalado que el ‘Fit for 55’ «es el punto de partida de una nueva revolución climática». «Debe ser ambicioso, pero sabemos que todo esto tiene un coste. La realidad del cambio climático afectará a todas las personas y a todos los territorios, pero afectará primero a los más vulnerables de la sociedad», ha apostillado.

En cuanto a la vivienda, la movilidad o la energía, Espadas ha asegurado que para ser ‘Fit for 55’ hay que desempeñar «un gran papel» para «garantizar la equidad y un fuerte apoyo social para no dejar a ninguna persona ni a ningún lugar atrás».

En este contexto, el Comité ha reclamado que las regiones y ciudades de Europa deben ser reconocidas dentro del Fondo Social del Clima, junto con el Fondo de Transición Justa, porque «el exceso de centralización puede amenazar la cohesión territorial y la equidad social de la transición verde». Han añadido que el paquete aprobado también se refiere a la eficiencia energética de los edificios, «donde en marzo de 2021 se puso en marcha una cooperación reforzada entre el Comité Europeo de las Regiones y la Comisión Europea».

El paquete climático propuesto hoy por la Comisión Europea tiene como objetivo reducir las emisiones de la industria, los edificios, el transporte y el uso del suelo y tendrá importantes repercusiones para todas las regiones europeas, las empresas y los ciudadanos por igual, llevando también a la práctica el principio de que quien contamina paga.

Con una visión «renovada» de la tarificación del carbono como punto central, han señalado que es importante que el paquete contribuya a la cohesión territorial. Y es que, a su juicio, el paquete debe responder a las necesidades de cada territorio, aumentar la implicación, la asignación de ingresos y el acceso a la financiación directa para las inversiones verdes y el gasto social climático de las autoridades locales y regionales, que son responsables de la aplicación del 90 por ciento de las acciones de adaptación al clima y del 70 por ciento de las de mitigación del mismo.

Con el nuevo y actualizado conjunto de leyes sobre energía y clima, la UE se propone reducir las emisiones en un 55 por ciento para 2030 y alcanzar un balance neto cero para 2050. Por ello, el paquete ‘Fit for 55’ «es un pilar fundamental de la estrategia de acción climática y crecimiento de la Unión», ha asegurado el CDR. Consta de trece propuestas legislativas que abordan diferentes aspectos de la transición verde, con un Sistema de Comercio de Emisiones revitalizado como piedra angular.

La revisión de la Directiva sobre el RCDE de la UE pretende llevar el comercio de derechos de emisión a los sectores de la construcción y el transporte por carretera, en los que las autoridades locales y regionales tienen tanto la experiencia como las competencias para cumplir los objetivos del Pacto Verde europeo y una transición socialmente justa.