Quantcast

Plazo: la tarjeta bancaria que te devuelve dinero por tus compras diarias

Las cuentas bancarias ya no son gratuitas. Un cliente que quiera abrir una en una entidad bancaria tradicional se encontrará que deberá pagar comisiones por tener una cuenta bancaria y una tarjeta asociada. Este último año, las comisiones han subido entre un 3% y un 12% dependiendo de la entidad bancaria, lo que se traduce en hasta 240 euros anuales. Para que la cuenta bancaria y tarjeta sean gratuitas el banco le pedirá al cliente que contrate servicios extras como seguros, que haga inversiones o domicilie la nómina o varios recibos.

Además, las cuentas bancarias ya no ofrecen las ventajas de antes. Son pocos los bancos que remuneran a sus clientes por tener una cuenta abierta con ellos. En cuanto a los descuentos por el uso de las tarjetas de entidades bancarias tradicionales ya prácticamente no existen.

Los neobancos son conscientes de esta realidad y han comenzado a ofrecer productos que se ajusten a las necesidades de los clientes, con cuentas y tarjetas gratuitas. Lo que ocurre es que muchas cubren la primera exigencia, la gratuidad, pero se olvidan de la segunda, las ventajas por uso diario para los clientes.

Conscientes de esta realidad, ID Finance – la FinTech española pionera en la creación de servicios bancarios digitales – lanza la tarjeta Plazo

Las ventajas de Plazo

Lo primero de todo es cumplir con la primera de las expectativas. La tarjeta Mastercard de Plazo y la cuenta son gratuitas, no tiene ningún coste ni de mantenimiento, ni de uso para los clientes. Además, no exige la contratación de productos ni llegar con una nómina bajo el brazo.

Por un lado, la tarjeta Plazo te da todas las facilidades para que puedas empezar a usarla de forma inmediata. El cliente tendrá una tarjeta virtual desde el primer momento y recibirá en su domicilio en menos de 3 días una tarjeta física sin ningún tipo de coste. Una vez que el cliente ha traspasado dinero a su cuenta Plazo podrá empezar a pagar con la tarjeta y beneficiarse de todas sus ventajas.

Plazo está pensado para aportar un valor diario a sus clientes. Por eso, es un servicio bancario ideado para el día a día habitual de las personas, ya que devuelve dinero por compras en el supermercado. Esto se traduce en la devolución de un 5% de los gastos en compras, o mejor explicado, el cliente recibe un reembolso de hasta 30 euros por el uso de la tarjeta en las compras de su supermercado. ¿Qué supermercado? Cualquiera. Los clientes de Plazo no tienen que cambiar ningún hábito. Simplemente deben usar la tarjeta. Así de fácil.

Plazo es seguro y la cuenta Plazo tiene IBAN español por lo que es más sencillo operar con ella, cosa que no siempre pasa cuando se tiene un IBAN extranjero. Además, la tarjeta de débito es Mastercard, aceptada en prácticamente todos los países del mundo.

Y, por último, la facilidad para darse de alta. El proceso es muy rápido, apenas tardan 3 minutos, y es muy sencillo, con una experiencia intuitiva y con todas las facilidades que da el poder hacerlo 100% desde el móvil con la app de Plazo y sin tener que hacer ningún tipo de papeleo.

Según una encuesta de ID Finance, uno de cada cuatro españoles no está contento con su banco. Para aquellas personas que han pensado en cambiar de entidad o para aquellos que buscan una tarjeta que los acompañe en sus compras diarias y con la que además obtendrán ventajas, Plazo es la solución. Puedes conocer más acerca de esta tarjeta en www.plazo.es