Quantcast

Cómo hacer tu gel de aloe vera sin gastar una pasta

Una de las plantas más utilizada en la industria de los cosméticos  es el aloe vera, esto se debe a sus numerosos beneficios, que la hacen una de las preferidas. Entre ellos están la regeneración de la piel, la eliminación de manchas y la disminución del envejecimiento prematuro. Además de que es un magnífico hidratante para refrescar tu piel.

Si quieres aprovechar al máximo todas las propiedades y bondades que tiene el aloe vera para ofrecerte, y así evitar los productos fabricados con químicos, puedes usar el gel del aloe preparándolo de forma casera. Con esta guía paso a paso podrás comenzar a aprovechar al aloe vera.

Ingredientes

Ingredientes para el gel

Para obtener un poco de gel de aloe vera necesitarás lo siguiente:

  • ½ cucharadita de zumo de limón
  • 3 hojas de aloe vera.
  • 1 cucharada de aceite de almendras (opcional).

Preparación del gel de aloe vera

Preparación del gel de aloe vera

Para extraer el gel del aloe vera necesitarás seguir estos pasos:

  1. Para comenzar debes lavar las hojas de aloe para que estén perfectamente limpias.
  2. Luego procede a retirarle las empinas laterales de las hojas, para ello puedes ayudarte con un pelador de patatas o un cuchillo y en caso de usar este último debes tener cuidado de no cortarte por accidente.
  3. En un recipiente con agua, deja las hojas de aloe en remojo. Caca  horas debes cambiar el agua del recipiente. Debes hacer esto por unas 24 horas.
  4. Una vez que el tiempo haya pasado debes retirar las hojas del agua.
  5. Con ayuda de un cuchillo, abre con cuidado las hojas a través de sus bordes.
  6. Cuando ya estén abiertas, usa una cuchara para extraer la pulpa o el gel de las hojas de aloe vera.
  7. En este punto puedes procesar la pulpa con un procesador de cocina o una licuadora y agregarle el zumo de limón. O simplemente picar la pulpa en trozos y añadirles el zumo limón. El aceite de almendras es opcional.
  8. Finalmente, solo tendrás que almacenar el gel en un recipiente de cristal con tapa hermética y listo, podrás usarlo para lo que necesites.

En caso de que tengas una planta de aloe vera en tu casa y decidas usar sus hojas para preparar gel, has de tener en cuenta que para aprovechar al máximo los beneficios del aloe vera debes mantenerla en un buen estado. Para ello puedes regarla día por medio.

Por otra parte, al momento de cambiar el agua del remojo de las hojas de aloe vera, no necesitarás hacerlo exactamente cada 4 horas, puedes cambiarla cada vez que te acuerdes. Lo importante es que cambies el agua para eliminar la aloína de las hojas.

Conservación del gel de aloe vera

Preservación del aloe vera

Para preservar el gel por un poco más de tiempo luego de que lo hayas preparado, puedes seguir algunos de estos métodos:

  • En el congelador, en caso de que hayas procesado la pulpa de las hojas de aloe vera, puedes colocarlo en una cubetera y congelarlo. Luego podrás aplicarlo directamente sobre la piel cuando lo necesites.
  • En el refrigerador puedes guardar el gel hasta por 3 días. Aunque también pueden preservar la hoja entera de aloe vera, para ello solo tendrás que envolver con un trozo de bolsa el extremo cortado para que de esta forma no se oxide. Luego solo tendrás que cortar un trozo de la hoja y guardar el resto de nuevo en el refrigerador.

Usos del gel de aloe vera

Usos del gel de aloe vera

Los usos de este producto son bastante variados, entre ellos están:

  • Usar el aloe como un exfoliante, ya que debido su aporte vitamínico y oligoelementos, puedes usar el gel del aloe para conseguir una piel más suave. Para ello solo debes mezclar un poco de azúcar y gel de aloe para aplicarlo sobre tu piel con suaves movimientos circulares y exfoliarla.
  • El aloe también es usado para calmar las irritaciones en la piel causadas por picaduras de insecto o reacciones alérgicas, además de que alivia particularmente rápido las picaduras de mosquitos.
  • Uno de los usos más frecuentes del aloe es para calmar las quemaduras causadas por la exposición solar, o también conocidas como aftersun. Para ello solo tendrás que aplicarte una generosa cantidad de gel. Notarás de inmediato los efectos del aloe, se reducirá el enrojecimiento, el dolor y las molestias causadas por la quemadura.
  • Puedes aplicarte diariamente este gel para reducir la inflamación y el enrojecimiento de algunos granos causados por el acné.
  • El gel de aloe vera también puede ser aplicado en el cabello, con el puedes definir tus ondas y risos luego de lavarte el cabello y así decirle adiós a los productos capilares abrasivos que contienen siliconas y debilitan tu pelo. Además funciona perfectamente para hidratar el cabello maltratado y devolverle su brillo natural.
  • Este gel no solo puedes usarlo para depilarte, sino también para aplicártelo luego de usar afeitadora. Ya sea en tu rostro, piernas o cualquier parte de tu cuerpo, podrás usarlo para evitar esa molesta irritación que pueden causarte algunas hojillas  y dejar tu piel suave e hidratada.

¿Qué te ha parecido? ¿Ya lo usaste?