Quantcast

Endesa ganó 1.128 millones hasta junio, un 45% más

Endesa registró un beneficio neto de 1.128 millones de euros en el primer semestre de 2020, lo que supone un incremento del 45,4% con respecto a los 776 millones obtenidos en idéntico periodo de 2019.

Según la información remitida este martes por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado bruto de explotación (Ebitda) fue de 2.315 millones, un 22% superior al de hace un año. Sin embargo, los ingresos bajaron un 9,3%, hasta los 8.883 millones.

Gran parte de la subida del beneficio se explica por una partida de 267 millones producida por el retorno de la provisión de los compromisos del nuevo convenio colectivo. En términos de Ebitda, dicha partida alcanza los 515 millones.

Por su parte, Endesa cifra las implicaciones negativas de la paralización de la economía por el estado de alarma y con la consecuente caída de la demanda de electricidad y los precios en 75 millones de euros, Sumando las provisiones por insolvencias asociadas a esta situación.

Aunque a día de hoy no es posible estimar el impacto futuro del Covid-19, la compañía espera un segundo semestre más normalizado, lo que, unido a la resistencia de tener un modelo de negocio integrado y una baja exposición de las empresas reguladas, le va a permitir mantener sus estimaciones para este año 2020.

Por ello, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, destaca que “a pesar de las circunstancias complicadas del entorno, Endesa ha demostrado una gran fortaleza en un contexto del que no teníamos referencias previas. No solamente en el negocio y las cuentas de la compañía, sino en el apoyo que Endesa ha dado a las instituciones y a los ciudadanos en los momentos más críticos”.

El negocio liberalizado, con un crecimiento de su Ebitda ajustado del 21% hasta 903 millones de euros, permitió compensar la caída del negocio en los territorios no peninsulares. Por su parte, en el negocio regulado, el Ebitda ajustado cayó un 8%, hasta los 1.056 millones.

La empresa dispone de líneas de crédito incondicionales de más de 4.000 millones, lo que, unido a la puesta en marcha de planes específicos para la mejora y gestión eficiente de la liquidez, y su posición de bajo apalancamiento, le permite afrontar con tranquilidad la difícil situación económica actual.

De hecho, Endesa no ha tenido que acudir a procesos de refinanciación de su deuda financiera como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

La deuda neta asciende a 7.092 millones de euros, 715 millones de euros más que a 31 de diciembre de 2019 (+11,2%), principalmente debido al dividendo que el pasado 2 de enero de 2020 Endesa pagó a sus accionistas a cuenta del ejercicio 2019 por un importe bruto de 0,7 euros brutos por acción, lo que supuso un desembolso de 741 millones de euros.

La liquidez ha aumentado un 35% en este primer semestre, hasta 4.469 millones, lo que cubre casi 23 meses de vencimientos de deuda.

Las inversiones brutas se han situado en 797 millones de euros, con un descenso del 16,6%, debido principalmente, al esfuerzo que la compañía realizó el año pasado en la construcción de la potencia eólica y fotovoltaica adjudicada en las subastas celebradas por el Gobierno en 2017 y cuya puesta en explotación tuvo lugar en el ejercicio 2019.

En el conjunto del periodo, Endesa ha alcanzado unas cuotas de mercado del 17,5% en generación peninsular, del 43,7% en distribución y del 33% en ventas de electricidad a clientes del mercado liberalizado.

El número de clientes eléctricos en el mercado liberalizado era de 5,8 millones a 30 de junio de 2020, con un descenso del 1%.

(SERVIMEDIA)