Quantcast

El motivo por el que Podemos comenzó la campaña sin Iglesias

Unidas Podemos dio este jueves el pistoletazo de salida a su campaña electoral en un acto de pegada de carteles en el que no estuvo su candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, que tenía entrevista en Antena 3. Por eso lo cerró su número dos, Irene Montero, quien llamó a sus simpatizantes a “perseverar”, “luchar” y “votar” porque “ningún avance se ha conseguido por la voluntad de uno que se dice que es de izquierdas”, en obvia referencia al líder del PSOE, Pedro Sánchez.

En casi todos sus mensajes del acto -que se celebró el espacio Próxima Estación de Madrid, junto a Príncipe Pío- Montero marcó distancias expresamente con Sánchez y el PSOE, una separación que se antoja como una constante después de que los socialistas no quisieran formar un Gobierno de coalición con ellos, abocando así a nuevas elecciones.

La número dos de Podemos negó que la razón de la repetición electoral fuera porque su equipo negociador negoció mal, y la atribuyó a que el PP y el PSOE “están resistiendo el avance de un cambio que es socialmente imposible”, el que sabe que “hace falta tocar la estructura de poder que tiene dentro al franquismo que todavía no hemos exhumado”.

Según su interpretación, Sánchez, como Rajoy no aprobó leyes durante su mandato en funciones, “ni siquiera se curró los Presupuestos de manera que pudieran salir adelante”; es decir, los socialistas “no han querido que hubiera ni un solo cambio”, y están “intentando una repetición sinfín de elecciones para que nos terminemos cansando”.

Frente a ese supuesto intento de demoler su esperanza, Montero reiteró que “las cosas no se consiguen a la primera” y que “el que persevera, el que no se rinde, consigue que su pueblo viva mejor”. Según dijo, ningún avance se ha conseguido por la voluntad de “uno que se dice que es de izquierdas”, sino que “los ha traído la gente peleando”.

Volvió a recordar que a Unidas Podemos se le dijo que los números no daban para la moción de censura y que intentarla suponía un maltrato a las instituciones, para darle la vuelta a la acusación señalando que “no hay más maltrato a las instituciones que el que la Junta Electoral tenga que expedientar al presidente del Gobierno por utilizar de forma partidista la Moncloa, que es de todos”, como hizo ayer por colgar una entrevista de precampaña en la web institucional.

Montero repitió que el tema de las elecciones no es Cataluña ni Franco, sino cómo responder a la eventual crisis económica, y en este sentido advirtió de que “ni siquiera Pedro Sánchez puede mentir tanto como para no reconocer que quiere implantar la mochila austríaca”. “Es el plan. Hagamos que su plan les salga mal”, finalizó, arengando a sus votantes con la promesa de hacer que en España “todas las vidas merezcan ser vividas”.

La portavoz de IU Madrid, Sol Sánchez, inició el acto ironizando: “Qué ganas teníamos de empezar otra campaña”. Más en serio, preguntó a la concurrencia si se imaginaba qué habría pasado si la correlación de fuerzas entre el PSOE y Unidas Podemos hubiera sido al revés y hubieran sido ellos quienes hubieran convocado elecciones de nuevo.

«UN LIBRO QUE NO HEMOS ABIERTO»

“¿A que eso no habría pasado?”, preguntó, para concluir lamentando que “se abre un libro que no hemos abierto nosotros” pero llamando a escoger el 10 de noviembre la papeleta correcta. Eso sí, sin pedir expresamente el voto por no haber sonado las doce de la noche, “porque nos va la vida en ello

El diputado Rafael Mayoral, número cinco de la candidatura por Madrid, auguró “una campaña animada” y denunció que “no se habla de política, se habla de politiquería”. Además, pidió que “las instituciones se pongan del lado de las mayorías sociales”, frente a los poderosos que gobiernan sin presentarse a las elecciones. “Hay que optar entre el pueblo o los buitres”, concluyó.

El secretario general del PCE y número tres por la misma circunscripción, Enrique Santiago, saludó a pensionistas y trabajadores precarizados y prometió garantizar una vida de derechos para todos y la cohesión pacífica de todos los pueblos de España porque “todos son españoles”. Anunció que no van a “dejar dormir tranquilos” a los poderosos porque no dan estabilidad a la gente, contraponiendo así la del PSOE o el sistema de partidos frente a la de los ciudadanos, uno de los ‘leitmotivs’ de Unidas Podemos desde el arranque de la precampaña. También utilizó otro: la alerta de que “los que se dicen de izquierdas”, los socialistas, terminen haciendo políticas de derechas y pactando con el PP.

La número cuatro por Madrid, Gloria Elizo, secretaria de Políticas contra la Corrupción de la Ejecutiva de Podemos, interpretó la lucha de las cloacas contra el partido como resultado del “miedo que nos tienen” y presentó la campaña como una continuación de esa lucha contra los poderosos y por la dignidad. “Estamos preparados para la lucha y nos encontrarán en las urnas cada vez que nos lleven a ellas”, advirtió.

El coordinador federal de IU y cabeza de lista por Málaga, Alberto Garzón, comenzó contando la anécdota de que un interlocutor suyo acertó sólo uno de ocho cuando se le preguntó qué políticos eran de su formación y cuáles de Podemos, símbolo de una unidad que él ha encarnado desde que asumió su cargo orgánico.

Garzón diagnosticó que el PSOE ha querido repetir elecciones para crear las condiciones para pactar con sus derechas y hundir al espacio político de Unidas Podemos. “Yo no miro a la izquierda porque estoy en la izquierda. Si Pedro Sánchez mira a la izquierda es porque no está”, replicó a una de las últimas aseveraciones del presidente del Gobierno en funciones, recordando como Mayoral su disposición a introducir la mochila austríaca y el empeño de poderes económicos en que Unidas Podemos entre en el Gobierno.

“Su miedo es nuestra esperanza. Con nosotros no se puede”, sentenció antes de hacer una referencia a la condena por abuso y no por agresión sexual a los violadores de Manresa denunciando que el franquismo está en las instituciones, en el Código Penal o la judicatura, y criticar que algunos “nos quieran hacer comer banderas” cuando “no hay bandera que pueda hacer que estemos detrás de la misma Ana Patricia Botín y nosotros, las gentes sencillas”.

(SERVIMEDIA)