Quantcast

Laya pide a Ortega que se deje de «excusas»

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha salido este viernes en defensa de la embajadora en Nicaragua, María del Mar Fernández-Palacios, después de que el presidente de este país, Daniel Ortega, le haya acusado intromisión, al tiempo que ha pedido al mandatario que se deje de «excusas» y libere a los opositores detenidos.

Ortega acusó este jueves de intromisiones en asuntos internos por parte de embajadas extranjeras, entre ellas la de España, por participar en reuniones «dirigidas» por Estados Unidos que pretenden «exigir» el respaldo a aspirantes opositores de cara a las elecciones presidenciales previstas para noviembre.

«Se venían reuniendo, en la Embajada de Estados Unidos, y exigiendo que eligieran un candidato, y de repente lo llevaban a la Embajada de España», dijo Ortega, denunciando que se trata de «una injerencia dirigida por Estados Unidos a la cual sirven los europeos».

Ante estas afirmaciones, la ministra de Exteriores ha recalcado que «todos los diplomáticos españoles cumplen escrupulosamente con sus obligaciones» bajo a la Convención de Viena y las reglas internacionales.

«Me gustaría subrayar que no se puede utilizar excusas de ese tipo para ocultar vioaciones de Derechos Humanos o persecuciones de líderes políticos», ha replicado a Ortega en rueda de prensa con su homólogo iraquí, Fuad Hussein.

En este sentido, ha hecho «un nuevo llamamiento» a las autoridades de Nicaragua para que liberen a los «presos políticos» y también para su «plena participación en el proceso electoral». Asismimo, ha reclamado «el respeto a los derechos y las libertades no solo de los políticos sino también de la presna, los empresarios y la sociedad civil en general».

ORTEGA NO ESTÁ DISPUESTO AL DIÁLOGO

Este jueves, la jefa de la diplomacia desveló que había venido buscando en las últimas semanas «un diálogo con las autoridades nicaragüenses» de forma «discreta» para revertir la situación en el país centroamericano, pero reconoció que por el momento no ve «progreso en esa dirección».

El Gobierno español seguido de cerca en las últimas semanas la evolución de la situación en Nicaragua, expresando su preocupación por los Derechos Humanos y la campaña de detenciones y hostigamiento contra actores políticos y sociales de la oposición, incluido el arresto de cinco precandidatos a las presidenciales del próximo noviembre, cuya liberación inmediata ha pedido el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Junto a su homóloga de Panamá, Erika Mouynes, González Laya sostuvo que lo importante es que el Gobierno de Nicaragua «cumpla con los compromisos que ha adquirido con sus propios ciudadanos» incluidos estándares democráticos y respeto de los Derechos Humanos.

En este sentido, advirtió de que «España junto con el resto de estados miembro de la UE está considerando cuáles tienen que ser los próximos pasos» porque «nos preocupa la ciudadanía nicaragüense y se estén pisoteando sus derechos». De ahí el que en las próximas semanas se puedan «adoptar medidas que nos ayuden a defender los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas nicaragüenses», previno.