Quantcast

La inestabilidad con chubascos dispersos marcarán el tiempo los próximos días

La inestabilidad marcará estos días y dejará lluvias y chubascos que afectarán principalmente al área mediterránea peninsular, Baleares y la ciudad autónoma de Melilla, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que explica que la situación atmosférica predominante en la Península Ibérica se denomina «antano barométrico».

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha señalado que este fenómeno se caracteriza por una presión atmosférica muy similar en los diferentes puntos del país. Pero ha añadido que, al mismo tiempo, en las capas altas de la atmósfera hay aire frío y llegan también vientos del este y del sureste impulsados por una borrasca ubicada al norte de Argelia, lo que produce «cierta inestabilidad».

Además, indica que dada la elevada presencia de polvo en suspensión procedente del norte de África, las precipitaciones serán en forma de barro, al menos hasta el viernes cuando la llegada de una borrasca al suroeste peninsular dejará precipitaciones también en aquella zona.

Mientras tanto, prevé que las temperaturas sean normales o ligeramente más altas para la época, especialmente las nocturnas y en la mitad norte.

En concreto, espera que el jueves predomine la nubosidad abundante en el área Mediterránea, Ceuta y Melilla, al tiempo que por la tarde crecerán las nubes de evolución diurna de las que se podrá descolgar «algún chubasco tormentoso y disperso» en zonas de montaña, puntos colindantes del interior, especialmente de la mitad norte y zona centro.

«Es una situación que ya comienza a ser la típica de la primavera, con chaparrones vespertinos de corta duración y que en general no dejan grandes cantidades de lluvia», destaca el portavoz.

Del Campo señala que las precipitaciones «muy probablemente» serán de barro en todas las zonas, por la concentración de polvo en suspensión es elevada en toda la Península que reduce la visibilidad y empeora la calidad del aire.

Respecto a las temperaturas, apunta que subirán en todo el país y se superarán los 20 grados centígrados a orillas del Cantábrico y en el suroeste peninsular.

Para el jueves a última hora, Del Campo anuncia la llegada de un frente asociado a una borrasca atlántica que nublará los cielos en el oeste de Andalucía y Extremadura, sin descartar alguna lluvia débil por allí a últimas horas. Ese día seguirá la calima, aunque será menos intensa y las temperaturas bajarán en la mitad sur pero subirán en el noroeste, de modo que alcanzarán los 20ºC en las costas gallegas. Respecto a los vientos, lo más destacable para el portavoz será el Levante fuerte en el Estrecho.

La borrasca el viernes se paseará por el entorno del Golfo de Cádiz y dejará precipitaciones localmente fuertes o persistentes sobre todo en el oeste de Andalucía, el Estrecho, Ceuta y Melilla.

No obstante, añade que las precipitaciones, aunque más débiles podrían extenderse al resto de Andalucía y sur de Extremadura y un día más, a partir del mediodía crecerán las nubes de evolución que pueden dejar posibles chubascos y tormentas en general débiles y dispersos en Pirineos, Baleares, cordillera cantábrica, interior de Galicia.

Los vientos del este fuertes seguirán soplando en el Estrecho y Galicia; del norte serán en Canarias, donde las rachas pueden llegar a ser muy fuertes, superiores a 70 kilómetros por hora, sobre todo en las cumbres.

En el archipiélago lloverá en el norte de las islas más montañosas y en la Península irá remitiendo la calima mientras que las temperaturas bajarán por el Cantábrico hasta cuatro o seis grados con respecto al día anterior y solo se esperan heladas débiles en el entorno del Sistema Ibérico y también en páramos de la zona centro.

FIN DE SEMANA

De cara al fin de semana, el portavoz no espera cambios importantes y confía en que seguirá la inestabilidad por la presencia de bajas presiones sobre el norte de África y el aire frío en las capas altas de la atmósfera, con flujo de vientos húmedos de procedencia mediterránea.

El sábado y el domingo habrá chubascos que puntualmente pueden estar acompañados de tormenta en Andalucía, especialmente en el sur de dicha comunidad, en Ceuta, Melilla, Región de Murcia, Comunidad Valenciana y nordeste de Cataluña. Los chubascos podrían extenderse por la tarde, con tormentas, a zonas del interior peninsular y Baleares. «Chaparrones típicos de primavera», concluye.

Por último, se ha referido a la cota de nieve que se situará entre los 1.800 y 2.000 metros, así como al viento, que seguirá soplando «con fuerza» en zonas altas de Canarias, con lluvias en el norte de las islas más montañosas, sin descartarlas puntualmente en el resto del archipiélago.

Las temperaturas durante el fin de semana el sábado bajarán por el norte y subirán por el sur mientras que el domingo ocurrirá justo «lo contrario».