Quantcast

El BCE aboga por una regulación global del bitcóin

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha reclamado una regulación global de criptomonedas como el bitcóin, que ha calificado de “activo altamente especulativo”, que, aparte de “negocios divertidos” también se ha demostrado que son empleados para “actividades reprobables” como el blanqueo de capitales.

“Es un activo altamente especulativo”, ha afirmado Lagarde al referirse a bitcóin durante la conferencia ‘Reuters Next’, donde ha expresado la “absoluta necesidad” de abordar la regulación de estos activos desde una perspectiva global, “puesto que si existe una escapatoria, esa vía de escape será utilizada”.

“Pienso que es absolutamente necesaria una cooperación global y una acción multilateral como la iniciada en el G7 y luego trasladada al G20, pero es algo que es necesario abordar”, ha afirmado.

La cotización del bitcóin registraba este miércoles una subida de alrededor del 6%, hasta alcanzar los 34.822 dólares, un precio que representa una revalorización del 19% en lo que va de año y de más del 300% en doce meses, con una capitalización de mercado estimada de casi 650.000 millones de dólares (534.327 millones de euros).

El precio de la criptomoneda de referencia marcó el pasado viernes un máximo histórico de 41.962 dólares, aunque en las dos sesiones posteriores de domingo y lunes perdió casi una cuarta parte del valor, desatando una oleada de advertencias por parte de reguladores como la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA), que alertaba esta semana de que los inversores se arriesgan a perder todo su dinero.

EURO DIGITAL EN CINCO AÑOS

Por otro lado y en una categoría “absolutamente diferente”, la presidenta del BCE ha destacado el fuerte interés de los ciudadanos europeos en lo que respecta al desarrollo de un euro digital, que Lagarde espera sea una realidad en un plazo “de no más de cinco años”, aunque ha subrayado que la creación de esta moneda digital centralizada no supondrá la desaparición del dinero en efectivo.

“Es difícil decir (lo lejos que estamos del euro digital) porque en el mundo fintech las cosas cambian ‘superrápido’ y no solo necesitamos estar alerta sino avanzar de manera segura”, ha explicado la banquera central de la zona euro, quien ha asegurado que no se trata de algo “para mañana”, sino que llevará tiempo, aunque ha expresado su convencimiento de que “habrá un euro digital” porque el BCE debe dar respuesta a la demanda de los ciudadanos y “esa demanda está”.

En este sentido, la francesa ha destacado la participación récord durante el periodo de consultas abierto por el BCE desde el pasado mes de octubre y que concluyó este martes y en el que se han recogido 8.221 comentarios por parte de ciudadanos, empresas y asociaciones industriales.

De acuerdo con el análisis preliminar de las respuestas recibidas, el 41% del total pidió al BCE que implementara características en el euro digital para garantizar la privacidad de los pagos. Por detrás se situaron aspectos como la seguridad (17%) o que tenga un alcance paneuropeo (10%).

“El elevado número de respuestas a nuestra encuesta muestra el gran interés en los ciudadanos y empresas de Europa en dar forma a la visión de un euro digital”, ha subrayado el miembro del Comité Ejecutivo del BCE Fabio Panetta.

El instituto emisor publicará un análisis completo de las respuestas recibidas a lo largo de la primavera y será un aspecto “importante” a tener en cuenta en la decisión de si se da el visto bueno final al proyecto de euro digital.

Los escenarios que baraja actualmente el Eurosistema en los que podría ser necesaria la emisión de un euro digital incluyen que el crecimiento de la demanda de pagos electrónicos haga necesario una forma de pago digital y europea libre de riesgo, una caída “significativa” del uso del efectivo como forma de pago, el lanzamiento de formas de pago privadas que generen preocupaciones regulatorias y una adopción generalizada de las divisas digitales por parte de otros bancos centrales.