Quantcast

Los sindicatos: Posturas en la negociación del ERE de Ibercaja siguen «muy alejadas»

Los sindicatos han coincidido en afirmar que las posturas que mantienen en la negociación con la dirección de Ibercaja sobre el expediente de regulación de empleo (ERE), que afectaría a 750 trabajadores según la última propuesta, siguen «muy alejadas», y lamentan que la entidad financiera está «dejando pasar los días sin mucho avance».

Las partes se han emplazado a una nueva reunión este viernes, 11 de diciembre. En principio, tienen como límite para llegar a un acuerdo hasta el día 18.

Los sindicatos con representación en Ibercaja –CCOO, UGT, Apeca, ACI y Asipa– han señalado que la propuesta empresarial presentada está «muy alejada» de los planteamientos defendidos por toda la representación sindical desde el comienzo del proceso: voluntariedad, minimización y causalización de la movilidad geográfica y garantía de empleo.

«Habiendo transcurrido más de un mes de período de negociación, y a la vista de la última propuesta empresarial, dudamos de la voluntad de la dirección de alcanzar un acuerdo no traumático, tal y como se nos trasladó antes del inicio del proceso», han expuesto las fuentes sindicales.

En este contexto, en la reunión de este miércoles, la representación de los trabajadores ha presentado una propuesta conjunta sobre desvinculaciones. Con esto, «a falta de algún detalle y desarrollo adicional», los sindicatos dan por materializada la concreción de toda su contrapropuesta y están pendientes de la valoración por parte de la empresa.

«La contrapropuesta conjunta sobre desvinculaciones se une a la que presentamos sobre movilidad geográfica en la última reunión, conformando un acuerdo que garantice la voluntariedad, mediante ampliación de colectivos, y la mejora de las indemnizaciones, además de eliminar la movilidad geográfica traumática, con criterios objetivos de reubicación y el establecimiento de un órgano de control con participación de los sindicatos».

ÚLTIMA PROPUESTA DE IBERCAJA

En la última propuesta que puso el viernes encima de la mesa Ibercaja, la entidad financiera ha rebajado la cifra de afectados por el ERE, de los 790 iniciales a 750 personas, además, los cierres de oficinas pasarían de 220 a 208.

Además, la dirección del banco ofreció bajar la edad de las personas que pueden acogerse al ERE en los territorios donde hay más «excedente» o falta más gente, llegando en algunos casos a los 55 años cumplidos a fecha de 30 de julio de 2022.

Este expediente se ha presentado después de que, ante la situación sanitaria y el estado de alarma por la pandemia de coronavirus, Ibercaja aplazase otro ERE que, en ese momento, iba a suponer la salida de 550 trabajadores y el cierre de 160 oficinas.

Aunque el proceso formalmente es nuevo, las causas expuestas por la empresa son las mismas, aunque agravadas por la crisis del coronavirus. En su momento, Ibercaja detalló que el ERE respondía a causas económicas y organizativas frente a la falta de rentabilidad del sector.

En esta ocasión ha subrayado que hay dos factores que en estos últimos meses han cambiado: el primero son las presiones sobre la rentabilidad –menos actividad económica y más morosidad– y el segundo es que los tipos de interés se han hundido. En concreto, el Euribor, que se prevé que hasta 2025 vaya a estar en niveles negativos.

A esto se suma la digitalización de los clientes, que en estos meses de pandemia ha aumentado de manera «considerable». En este contexto, el banco ha considerado que es un proceso «totalmente inevitable para abordar la competitividad».

La dirección de Ibercaja ha trasladado su voluntad de encuentro y diálogo, además de su intención de primar la voluntariedad y el factor de edad en las salidas.