martes, 22 septiembre 2020 4:28

Baleares prohíbe las reuniones sociales de más de 10 personas e impone la mascarilla en centros de trabajo

El Govern balear aprobará una resolución, con vigencia desde el próximo viernes, por la que limita a un máximo de diez personas las reuniones sociales e impone la mascarilla obligatoria en los centros de trabajo.

Así lo ha anunciado este miércoles la presidenta del Govern, Francina Armengol, en una rueda de prensa tras reunirse con los representantes de los Consells Insulars, la Federación de Entidades Locales (Felib) y el Ayuntamiento de Palma.

La limitación a las reuniones sociales afectará también a aquellas que se celebren en restaurantes, playas y viviendas particulares. Por otro lado, se reducen a la mitad los aforos permitidos en bares y restaurantes, mercados municipales, bodas (hasta ahora era de 250 personas).

Igualmente se verán afectados entierros y velatorios; no se permitirán más de 30 personas en el exterior y 15 en espacios interiores. En la comitiva del entierro podrán participar un máximo de 30 personas.

MASCARILLA OBLIGATORIA

En cuanto a la obligación de utilizar mascarilla en los centros de trabajo, afectará a los centros cerrados -excepto en los que se garantice distancia y separación física-, y no a los de espacios abiertos, si bien desde el Govern han puntualizado que las excepciones se concretarán en los próximos días.

También será obligatoria en acontecimientos deportivos y culturales y paseos marítimos -excepto dentro de las playas-, y se especifica que se deberá utilizar obligatoriamente a bares y restaurantes mientras se espera el pedido y durante la sobremesa.

En cuanto al uso de mascarilla en reuniones en viviendas, la consellera de Salud, Patricia Gómez, ha indicado que no se obliga pero sí se recomienda -ya que el Govern no podría controlar su cumplimiento-.

SE AMPLÍA LA PROHIBICIÓN DE FUMAR

Por otra parte, se amplía la prohibición de fumar en la vía pública -estará prohibido en la calle y en espacios de aire libre de uso público-, y se prohíbe comer o beber en transporte público y acontecimientos deportivos o culturales.

Asimismo, se cerrarán las playas y parques públicos durante la noche, entre las 12.00 y las 7.00 horas.

Igualmente, el nuevo texto prorrogará durante 15 días la resolución anterior del Govern, que contenía limitaciones al ocio nocturno, pero añade un apartado específico para especificar “claramente” la prohibición de actividad de prostíbulos.

Con todo, la resolución aclara que la suspensión al ocio nocturno no afecta a actividades culturales reguladas -incluidos conciertos en hoteles o cafés concierto-, que se podrán seguir celebrando siempre que no incluyan actividad propia del ocio nocturno.

Finalmente, también se prorroga la limitación de actividad de deportes de contacto.

EL GOVERN ESTUDIA NUEVAS RESTRICCIONES A LA MOVILIDAD

Por otro lado, Armengol ha avanzado que están estudiando “otras medidas” que afectarían a la movilidad de la ciudadanía, al identificarlo como uno de los principales problemas para contener los nuevos contagios. Esto “no quiere decir” que las restricciones a la movilidad que se están valorando vayan a incluirse en la resolución que se publicará en el Boletín Oficial el viernes.

Armengol ha precisado que por el momento no ven necesario solicitar la declaración del estado de alarma propuesta por el Gobierno a las CCAA porque entienden que las medidas planteadas se ciñen a las competencias autonómicas. En esta línea, las restricciones de movilidad que se están analizando se circunscribirían al ámbito autonómico.

La presidenta ha defendido que las resoluciones que ha adoptado Baleares han sido ratificadas por los tribunales y que por ello no han necesitado “ningún otro instrumento jurídico”. Sin embargo, “si se diera el caso” de tener que aprobar medidas que superasen el alcance autonómico, no descartarían la propuesta de Pedro Sánchez.

Además, la presidenta ha opinado que, con la situación actual, tampoco ve una “decisión adecuada” plantear otro estado de alarma con confinamiento absoluto para todo el Estado.

Paralelamente, respecto al ofrecimiento de reforzar con militares las plantillas de rastreo, Armengol se ha mostrado favorable a aumentar la presencia de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en Baleares.

EL GOVERN, PREOCUPADO POR LA “RELAJACIÓN” DE LOS CIUDADANOS

Durante su comparecencia ante los medios, Armengol ha insistido en la llamada a la responsabilidad individual para contener la pandemia, y se ha mostrado consciente de que las restricciones aprobadas “significan sacrificios económicos para mucha gente”.

La presidenta ha indicado que los epidemiólogos transmiten que Baleares tiene “un problema de relajación dentro de la población” respecto al cumplimiento de las medidas sanitarias por parte de los ciudadanos, sobre todo en “entornos de confianza”. En la reunión, Consells y ayuntamientos han corroborado que también perciben este relajamiento.

La líder del Ejecutivo balear ha vuelto a pedir ser “conscientes” de que no se puede tener “la proximidad física” entre personas anterior a la pandemia. “Que uno sea un amigo o un conocido no quiere decir que no sea una persona portadora del virus”, ha dicho Armengol, que ha animado a acotar los contactos en diez personas.

También ha remarcado la necesidad de cumplir el aislamiento “como toca”: “Es estar encerrado sin ver a nadie”, ha aseverado antes de recordar que “el virus sigue siendo letal”.

En este sentido, la consellera de Salud ha pedido minimizar los eventos sociales, “dejar de celebrar fiestas y cenas”, una medida “evidentemente personal” pero que desde el Govern se aconseja.

TASA DE POSITIVIDAD ENTRE UN 10 Y 12%

Por su parte, la consellera de Salud, Patricia Gómez, ha avisado de que la media de casos diarios en Baleares está siendo muy elevada -unos 300 al día- y que la tasa de positividad -porcentaje de pruebas realizadas que salen positivas- se sitúa entre un 10 y un 12 por ciento en los últimos días.

Este miércoles Baleares tenía 39 pacientes en la UCI, y 253 hospitalizados -11 más que el martes-, principalmente en Son Llàtzer y Son Espases. La Comunidad tiene capacidad de hasta 300 pacientes en UCI y 1.400 ingresos, pero la Conselleria considera que “se deben tomar todavía más medidas”.

Entre otras novedades, Gómez ha avanzado que es necesario “hacer muchas PCR” por lo que se aumentarán los equipos de recogida de muestras en Son Dureta, Inca y Manacor, y que se comenzarán a tomar muestras en el Palacio de Congresos de Palma.