Quantcast

Consejos para practicar deporte en casa

Todos sabemos que el deporte es bueno para la salud y que no hace falta ser deportistas de élite para mantenernos sanos y fuertes, tanto a nivel físico como a nivel mental. Porque el estado que reflejamos, cómo somos y cómo nos ven los demás también tiene mucho que ver en el tipo de vida que llevamos. Ahora te permitimos que estés sentado para leer lo que tenemos que decirte acerca de los beneficios de la actividad física en tu vida. ¡Pero solo ahora!

La apuesta por cuidarse: caballo ganador

Y es que hay que cuidarse. Y cada día más, si queremos llegar a una vejez llena de salud y con una mejor calidad de vida. No valen excusas para no hacer deporte, pues, en casa, desde que nos levantamos, podemos elaborar una buena rutina y afrontar al 100 % nuestro día, empezando por entrenar en ayunas, relajarnos con una buena ducha y compaginarlo con nuestro trabajo o la ocupación que tengamos. ¡No es tan difícil ni tienes que invertir los ahorros de tu vida!

Cómo hacer deporte en casa

Ejercicios anaeróbicos, como las flexiones, son muy fáciles de realizar en casa, ya sea en el propio suelo, apoyándonos en la pared o en una silla. Con tres series de diez flexiones bastará para que tus músculos te saluden. Recuerda mantener una posición erguida, cuidando tu espalda, y apretar los glúteos para que el ejercicio sea efectivo, y prueba con:

  • Flexiones en el suelo.
  • Flexiones en la pared.
  • Sentadillas con los brazos hacia adelante.
  • Subir escalones, ya sea con una escalera, un banco o una caja estable que tengas a mano.
  • Elevación de pelvis, tumbado en el suelo.
  • Abdominales.
  • La bicicleta.
  • Tijeras, simulando el movimiento de esta herramienta con las piernas, tumbado en el suelo.

También puedes hacer ejercicios aeróbicos, para los que puedes iniciarte con una hora de duración, descansando un par de minutos, y repitiéndolo, según tu capacidad física. Poco a poco, verás que harás más repeticiones y necesitarás menos descansos:

  • Pon música y baila. Puedes aprovechar, si tienes conexión a Internet, a buscar videos con tus canciones favoritas y tratar de imitar a tus artistas. Lo pasarás bien al mismo tiempo que trabajas tu corazón, quemas grasa y oxigenas tu sangre.
  • Monta tu propio circuito por las habitaciones. No importa el tamaño de tu casa, pero si tiene escaleras, aprovéchalas.

Los beneficios del deporte

Si todavía te da pereza decidirte a hacer deporte, te gustará conocer que no solo aporta beneficios a nivel físico, sino que también te ayuda a estabilizarte como persona. Fíjate:

  • El ejercicio fortalece los órganos internos, mejora la circulación y eleva los niveles de oxígeno en el cuerpo.
  • Disminuye el riesgo de tener el colesterol alto y de sufrir enfermedades relacionadas con el corazón, el riego sanguíneo, el síndrome metabólico o la diabetes.
  • Nos ayuda a controlar el peso, previniendo la obesidad.
  • Reduce la ansiedad y libera el estrés.
  • Mejora el estado de ánimo y la salud mental.
  • Fortalece la densidad ósea y la masa muscular.
  • Ayuda a conciliar el sueño de manera natural.
  • ¡Prolonga la vida!

Y recuerda: todo buen esfuerzo físico requiere un mejor aporte de nutrientes para que tu cuerpo siga trabajando en condiciones óptimas. Cuídate, quiérete y crea tu propio lema: “cuerpo sano in mente sana, y ¡viceversa!”