Quantcast

Belarra: El «objetivo fundamental» ahora es normalizar «cuanto antes» la vida de los afectados

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, que visita este viernes junto al ministro de Consumo, Alberto Garzón, la isla de La Palma tras la erupción del volcán, ha asegurado que el «objetivo fundamental» ahora del Gobierno de España, de Canarias y del Cabildo es normalizar «cuanto antes» la vida de los afectados.

Belarra ha señalado, en declaraciones a los periodistas, que los ciudadanos de La Palma «no están solos» y para ello las tres administraciones trabajan «de la mano» para resolver «lo antes posible» la situación producida y «se normalicen cuanto antes sus vidas», que considera «es el objetivo fundamental», ya que ha admitido que han viajado a la isla impactados por las imágenes y los informes pero ha reconocido que supera ver en primera persona como hay ciudadanos que «han perdido todo y que sus vidas y sus cotidianidades han desaparecido».

Asimismo, ha afirmado que uno de los «problemas principales» es el alojamiento, ya que entiende que es una de las «herramientas fundamentales para que las personas puedan rehacer sus vidas», de ahí que ha apuntado que desde el Ejecutivo central se está dando «todo el apoyo al Gobierno de Canarias para adquirir esas viviendas de nueva creación que permitirán que las personas puedan rehacer sus vidas lo antes posible».

Asimismo, ha agregado que el Gobierno central también trabaja con la Sareb para que ponga a disposición de las personas las viviendas vacías, así como perfilan medidas laborales y otras de tipo monetario que «puedan permitir apoyar en la situación complicada a las personas de mayor vulnerabilidad».

Belarra y Garzón han podido conocer de primera mano las zonas afectadas por la erupción del volcán de la cordillera de Cumbre Vieja y han visitado a las personas desplazadas al centro de acogida del acuartelamiento de El Fuerte.

En relación con ello ha querido agradecer el «espectacular trabajo» que han hecho tanto los servicios de emergencias como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como el de los científicos, ya que ha permitido una planificación para una atención «muy eficaz, muy eficiente y que las personas ya estén trasladadas a dispositivos mucho más adecuados».