Quantcast

Campa advierte del reto para la rentabilidad bancaria de los tipos bajos durante más tiempo

El presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés), José Manuel Campa, ha señalado el reto que representa la baja rentabilidad para el sector bancario europeo, acentuado por la crisis de la Covid-19, después de que las recientes decisiones del Banco Central Europeo (BCE) sugieran un entorno de tipos de interés bajos durante más tiempo.

«En esta crisis, como suele ocurrir, la situación de dificultad no elimina las dificultades anteriores, sino que a veces las acentúa», ha señalado el presidente de la EBA durante su intervención en la presentación del ‘Informe Observatorio de la Digitalización Financiera’, elaborado por Funcas y KPMG.

En este sentido, ha recordado que la rentabilidad de la banca europea ya era baja antes de la pandemia y sigue siéndolo, llegando a ser negativa incluso en el pasado ejercicio, además de que con los anuncios del BCE «la perspectiva de tipos bajos durante más tiempo sigue». «Por tanto es un reto que no ha desaparecido, sino que todo lo contrario», ha advertido.

En su reunión de este jueves, el Consejo de Gobierno del BCE decidió mantener sin cambios los tipos de interés de referencia para sus operaciones y aseguró que no los subirá incluso aunque la inflación supere el objetivo del 2% de forma puntual.

«Nadie quiere endurecer prematuramente», afirmó la presidenta del BCE, Christine Lagarde, recordando experiencias pasadas del banco central para advertir de que el endurecimiento prematuro de la política monetaria en la zona euro podría ir «en detrimento de la recuperación económica».

Por otro lado, en cuanto al proceso de digitalización del sector, Campa ha señalado como primer riesgo desde el punto de vista del supervisor la ciberseguridad, aunque ha señalado también la existencia de un riesgo de conducta en relación con cómo se proporcionan los servicios con las nuevas tecnológicas.

«Este es un nuevo riesgo por el uso de inteligencia artificial (IA) y el uso masivo de datos», ha explicado, añadiendo también la existencia de potenciales riesgos de exclusión ligados a los nuevas capacidades digitales.

«Es un área que nos preocupa», ha apuntado en referencia al creciente número de entidades que comienzan a introducir IA principalmente en la modelizacion de perfiles de riesgos y en áreas comerciales.

De este modo, el presidente de la EBA ha defendido la necesidad de aplicar los principios de responsabilidad clara respecto de los resultados de la introducción de procesos IA, así como en cuanto a la «explicabilidad de los algoritmos» y de la modelización de los clientes ante potenciales abusos.

En cualquier caso, Campa ha subrayado que la innovación viene acompañada de retos, pero también de oportunidades, aunque los procesos de transformación suelen ser más difíciles «para los que traen cargas del pasado».

«La baja rentabilidad dificulta a muchas entidades avanzar en esto y las inversiones, además, pueden no ser óptimas con el tamaño de los bancos (…) Desde el lado de la competencia, las innovaciones atraen nuevos jugadores», ha apuntado.

Por otra parte, en cuanto a los riesgos relacionados con la sostenibilidad y criterios ESG, el presidente de la EBA ha recordado que la institución señala tres grandes áreas de trabajo: gobernanza y gestión de riesgos, información y modelización, así como análisis de la sensibilidad de riesgos y requerimientos prudenciales.

A este respecto, ante el riesgo de una fragmentación regional a nivel regulatorio, Campa ha señalado la dificultad de encontrar qué foro resulta más adecuado para debatir estas cuestiones.