Quantcast

FAE de Murcia reitera su rechazo a la celebración de exámenes presenciales en enero en la UMU

El Frente de Acción Estudiantil (FAE) ha reiterado este jueves su rechazo a la celebración de exámenes presenciales en la convocatoria de enero de la Universidad de Murcia (UMU), informaron fuentes de la organización en un comunicado.

“Ya en abril de 2020, desde el Frente de Acción Estudiantil denunciamos que la modalidad online de las clases no era ni suficiente ni real con las condiciones de muchos estudiantes de la universidad”, ha expresado el sindicato.

FAE ha insistido en que muchos estudiantes de la UMU se encuentran en una situación “precaria” al carecer de ordenador, conexión a Internet o espacio para estudiar en casa, seguir las clases y realizar los exámenes finales.

A esto, ha sumado lo que consideran un “falso anuncio” por parte del rector, José Luján, de respetar los precios de las segundas matrículas.

“Fue en mayo cuando el rector publicó en sus redes sociales un vídeo dirigido a la comunidad universitaria prometiendo que, para este nuevo curso, el precio de las segundas matrículas no se iba a ver penalizado debido a la extraordinaria situación que se estaba viviendo y la incapacidad de muchos estudiantes de los que se suponía era consciente”, ha indicado al respecto.

El Frente de Acción Estudiantil ha señalado que “nada más lejos de la realidad”, pues “apenas un mes y pocos días después los universitarios pudieron comprobar que esta promesa no se iba a cumplir y muchos no iban a poder seguir estudiando durante el nuevo curso”.

Ha añadido que ahora, en enero de 2021, tras varios meses de pandemia y el inicio de un nuevo curso con la modalidad semipresencial para asegurar la salud de todos los miembros de la universidad, los expertos desaconsejaron los exámenes presenciales.

Así, ha recordado que el Comité Técnico Asesor de la Universidad declaró que “la realización de exámenes presenciales supone el desplazamiento físico de un número elevado de personas –cercano a 30.000– de toda la Región, que se desplazarían en varias ocasiones para reunirse en un espacio físico reducido. Si asumimos una media de cuatro exámenes presenciales, esto supondría más de 120.000 movilizaciones en un período corto de tiempo.”.

“La respuesta del rector no ha sorprendido a todos aquellos que sabían que una vez más iban a ser ignorados y dejados de lado por parte de la institución en favor de los intereses económicos de la misma”, ha apuntado FAE.

Uno de sus portavoces se ha preguntado si “es comparable el modelo semipresencial, donde la mayoría de clases y prácticas se han realizado online, con un modelo de exámenes completamente presencial y comprimido en pocas semanas. Obviamente no”.

A su juicio, la afluencia de personas en los campus durante lo que va de curso ha sido mínima, mientras que, para la convocatoria de enero, teniendo en cuenta el gran número de estudiantes, “se presuponen aglomeraciones muy por encima de la media cuatrimestral”.

“Estos datos, ya de por sí alarmantes si se tienen en cuenta las cifras de nuevos positivos en Covid que se han reportado las últimas semanas en la Región, empeoran tras haber conocido ayer, 6 de enero, que se han registrado otros 1.000 nuevos casos”, ha agregado.

Para el Frente de Acción, “muchos estudiantes, algunos en factor de riesgo, otros aislados por prevención o estar ahora mismo con Covid, se van a ver obligados a decidir entre arriesgarse a contagiarse a ellos mismos y sus familiares o a suspender este primer cuatrimestre”.

“¿Le importa a la universidad la salud y el aprendizaje real de sus estudiantes o solo unas calificaciones, en muchas ocasiones sesgadas, que anotar en unas actas? La respuesta es evidente: dentro del sistema en que nos encontramos, donde mandan los mercados, no importan las dificultades, condiciones y, en esta ocasión, ni siquiera la vida de los estudiantes y sus familiares”, han afirmado.

Ante esta situación, estudiantes de la universidad han transmitido a través de la red social Twitter quejas y testimonios dirigidos al rector, a través del uso de los hashtags #NoOsImportamosUM y #LujanDimisión. “Estos duros meses que llevamos de pandemia han demostrado que nadie va a defender a los estudiantes si ellos mismos no reclaman sus derechos de manera firme y contundente”, ha manifestado FAE.

“La pasividad y las limitaciones que han mostrado los diferentes órganos institucionales dejan al estudiantado huérfano de representantes reales sin otra salida que la propia organización y una lucha continua para conseguir que, de una vez, se les escuche”, han concluido desde el sindicato estudiantil.