Quantcast

Las ‘deudas’ con ‘La Resistencia’: estas son las que hubo y las que quedan

La Resistencia se ha convertido en uno de los programas de entrevistas más exitosos del país. Su formato, los personajes que acuden al programa y por supuesto, el presentador David Broncano forman un combo perfecto. Los invitados siempre son de interés dentro de la actualidad, el formato es novedoso porque es espontáneo y el presentador tiene ganada a la audiencia con su sentido del humor. En realidad, o amas a Broncano o directamente le odias… Sea como fuere, que la audiencia sube como la espuma y se mantiene es un hecho.

Pese a que parece un programa de lo más transparente, ya que el presentador no se corta ni un pelo y lo hace todo público, como en todos siempre hay entresijos. En este caso venimos a hablarte del tema deudas pendientes, sí. Porque, aunque conozcamos el dinero que tienen los entrevistados, el presentador y hasta del acomodador del público la realidad es que siempre quedan deudas pendientes. Deudas de las que no se saldan con billetes. Y para eso estamos nosotros, para sacarlas a la luz y que tú también las sepas.

La deuda de La Resistencia con Samantha de OT

En este caso la deuda no es económica, sino moral. La cuestión es que la triunfita escribió un tweet a la Resistencia pidiendo ser invitada al programa. Samantha recibió una respuesta por parte del programa, y vaya respuesta… Una foto de Jorge Ponce en la que ponía “persigue tus objetivos sin fliparte”. A la triunfita pareció hacerle gracia, pero a los minutos su cuenta de Twitter desapareció.

la resistencia

Por lo visto, no fue por la contestación del programa por lo que la cantante decidió borrarse la cuenta, sino porque tras la foto de Ponce empezó a recibir toda clase de insultos. Los fans del programa empezaron a criticarla con tweets bastante malos que la triunfita no supo cómo gestionar y terminó borrándose la cuenta. Afortunadamente no tardó mucho en rectificar y reabrirsela. La Resistencia pidió disculpas, por si acaso, a la cantante aunque ya sabemos cómo es Broncano.