Quantcast

Cómo hacer leche nevada para sorprender a los tuyos

Existen una gran cantidad de recetas alrededor del mundo que son muy deliciosas debido a los ricos sabores que poseen, lo que incita a las personas a deleitarse con ellos, en especial si hablamos de dulces, pues existen recetas de postres para triunfar entre tus amigos, siendo uno de los mejores la leche nevada, por lo te dejamos todo lo necesario para que sorprendas a los tuyos con esta delicia.

La leche nevada es un postre que se asocia generalmente con Chile, aunque también es preparado en algunos lugares de Argentina, y su fama se debe a la facilidad con la cual se puede realizar, además de ser excelente para cualquier clima, ya que se sirve frío y la leche que posee resulta muy refrescante. Aunque existen otros 5 postres fríos con los que te saldrás de la dieta.

Ingredientes para la leche nevada

Ingredientes para la leche nevada

Los ingredientes que se utilizan para la preparación de la leche nevada son totalmente fáciles de conseguir, pues se utilizan frecuentemente para muchas otras recetas, por lo que probablemente no tendrás que gastar mucho dinero en comprarlos ya que seguramente los tendrás en el hogar.

La cantidad de ingredientes que utilices dependerá de las porciones de leche nevada que quieras preparar, sin embargo te dejamos las medidas necesarias para que puedas realizar 4 porciones de esta deliciosa receta, y de este modo compartir con toda tu familia:

  • 3 tazas de leche (720 mililitros).
  • 3 huevos.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • Canela en polvo.
  • 2 cucharaditas de maicena.
  • ¾ de taza de azúcar (600 gramos).

La canela es un ingrediente adicional dentro de esta receta, pero son muchas las personas que deciden utilizarla debido a que le imprime un sabor diferente y mucho más delicioso a la leche nevada con solo esparcir un poco por encima cuando esté completamente lista, lo que además le brinda una mejor presentación.

Preparación de la leche nevada

Preparación de la leche nevada

Los pasos a seguir para preparar la leche nevada son totalmente sencillos y muy rápidos, por lo que no requieres de una gran conocimiento en cocina para que puedas disfrutar de esta rica receta, y en solo 35 minutos, repartidos en 20 minutos de preparación y 15 de cocción, podrás tener tu leche nevada lista.

Lo primero que debes utilizar son los huevos, a los cuales se le va a separar las claras para batirlas hasta que queden a punto de nieve, y cuando termines con esto deja que repose un rato mientras realizas el mismo procedimiento con las yemas, para luego dejar reposar igualmente.

Seguido a esto, coloca en una olla la leche, el azúcar y la vainilla y procede a hervirlos juntos a fuego medio-bajo. Mientras tanto, coloca copos de merengue encima de esta mezcla con ayuda de una cuchara y deja que se cocinen en ambos lados sin remover por unos 4 minutos aproximadamente.

Cuando la mezcla empiece a hervir, retira los copos de merengue para proceder a añadir las yemas de huevo batidas junto con la maicena, que debe estar disuelta previamente en agua o leche fría, y apaga el fuego para remover todo muy bien con unas varillas.

Una vez que la mezcla se remueva bien, sirve la leche en unos pocillos individuales y agrega el merengue como decoración además de la canela en polvo encima de este, para que puedas disfrutar de tu delicioso postre frío y deleitarte con su sabor.

Consejos para preparar la leche nevada

Consejos para preparar la leche nevada

La leche nevada es muy fácil de preparar, razón por la cual no necesitas de grandes conocimientos en cocina para realizar la receta, sin embargo, debes tener en cuenta algunos consejos que te ayudarán a realizar tu mezcla de la mejor manera y de este modo lograr un mejor resultado.

Lo primero que necesitas tomar en cuenta es que tanto las yemas como las claras de los huevos deben batirse muy bien para que en ambos casos quede una mezcla uniforme, además de dejar reposar algunos minutos después de este proceso.

Otro aspecto a tener en consideración es el tiempo para cocinar la mezcla junto con el merengue, ya que así evitarás que se pueda quemar o tenga un sabor completamente diferente. La canela no es el único ingrediente extra que le puedes agregar una vez finalizado todo el proceso de preparación, ya que existen múltiples variantes que le dan un sabor diferente a la leche nevada.

Variantes para la leche nevada

Variantes para la leche nevada

La preparación de la leche nevada que te presentamos aquí es la tradicional, sin embargo, esta receta no solo se puede servir de esta manera, ya que existen una gran cantidad de formas que te permitirán disfrutar de este delicioso postre frío en presentaciones muy variadas.

Una de las variantes más comunes que este postre presenta se da con el espesor de los copos de merengue, ya que estos se cocinan para que este aumente, sin embargo, puedes servir el merengue cuando la leche se haya enfriado en los moldes individuales si así lo prefieres, pues de este modo el espesor es menor.

En muchos lugares se pueden encontrar las más exóticas variantes de la leche nevada. Una de estas consiste en agregarle mermelada al merengue como ingrediente adicional, para que este tome un color y sabor diferentes al momento de servirlo.

Con frutos secos

Con frutos secos

Algunas personas le agregan nueces o almendras tostadas a la receta de la leche nevada, para que estos elementos le aporten un toque crocante que además resulta muy delicioso de probar y una gran presentación si quieres ofrecerle a tus invitados.

Con chocolate

Con chocolate

En algunas ocasiones le añaden chocolate fundido a la receta original de la leche nevada, agregándola por encima, aunque muchas veces lo utilizan también para hacer una especie de ganache de chocolate, que es una cobertura básica hecha con este ingrediente.

Cabe destacar que este postre es confundido muchas veces con el suspiro limeño, ya que sus ingredientes son muy parecidos, lo que puede hacer creer que este último es una de las alternativas que presenta la leche nevada, sin embargo, son dos recetas diferentes debido a que el suspiro limeño utiliza leche condensada en su receta original.

Puedes poner en práctica tu creatividad y agregarle cualquier otra cubierta que desees, de este modo tendrás una receta completamente original hecha por ti, que no solo servirá para aumentar tus conocimientos sobre cocina, sino también para impresionar a las personas que invites a deleitarse con el delicioso sabor de tu leche nevada.