Quantcast

Enfermedades que puede detectar tu perro y no le estás prestando atención

Lo que le faltaba al mejor amigo del hombre es la capacidad de detectar enfermedades. Pues esto es una realidad tan tangible que de hecho se está incentivando con entrenamientos y estudios en el que los perros utilizan su prodigioso olfato. Éste sentido en los perros se utiliza ya desde hace muchos años en unidades como la policía para la resolución de crímenes o incluso la detección de explosivos. Por estos motivos, vamos a ver enfermedades que te puede detectar tu perro y no le estás prestando atención.

Ya desde hace tiempo, se utiliza el olfato de los perros en los campos en los que se vislumbra que pueden ayudarnos, como es el caso de usar su olfato para detectar enfermedades más fuertes como el cáncer o una subida de azúcar entre muchas otras. En algunos problemas de salud más básicos como un desmayo nuestro perro puede percibirlo de forma que se tumba a nuestro lado hasta que volvemos en nosotros mismos, pero en diagnósticos más complicados los perros reciben un buen entrenamiento de forma que no den lugar a discusión o fallo alguno.

Veamos cuáles son las enfermedades que pueden ayudar a detectar nuestros perros.

El cáncer

Perros para detectar el cáncer de mama

Un estudio reciente sobre la detección del cáncer de mama que se ha realizado con la ayuda de un experto en perros, ha sido un completo éxito. El experimento consistía en entrenar a dos perros de raza pastor alemán durante 6 meses para que su olfato se adaptase y lograr una precisión del 100% en la detección del cáncer de mama.

Este estudio se realizó debido a que habían proliferado algunas historias de ciertas personas cuyas mascotas, perros y gatos, habían estado oliendo con insistencia durante meses zonas del cuerpo de sus dueños donde posteriormente se les diagnosticaría un cáncer. Igualmente, al tratarse de un método muy simple, la voluntad es llevarlo a zonas del mundo donde el acceso a pruebas médicas más importantes es más difícil.

El estudio constaba de dos fases. En la primera, se dio a oler a los perros vendajes de personas con cáncer y sin cáncer mezclados. En esta primera ronda los canes consiguieron detectar a 28 de los 31 vendajes de personas con cáncer, mientras que en la segunda fase los perros detectaron al completo a las personas que padecían esta enfermedad.